Gizonduz

Logotipo institucional euskadi.net
Menú de Navegación

Bienvenido bienvenida al Blog de la Iniciativa Gizonduz
Ongi etorri Gizonduz Ekimenaren blogera

Concienciación, participación e implicación de los hombres en pro de la igualdad de mujeres y hombres

Gizonen Kontzientziazioa, partehartzea eta implikazioa emakume eta gizonen arteko berdintasunaren alde

No nos gusta que nos cuestionen

Publicado el 23 febrero 2017 en Los hombres ante la igualdad |

Mikel Otxotorena en el blog Doce miradas.

Hace muy pocas semanas le dimos la bienvenida al nuevo año y las dinámicas vinculadas a las desigualdades entre mujeres y hombres siguen presentes. Esto no ha cambiado nada. Seguimos asistiendo a asesinatos de mujeres, agresiones sexuales, agresiones fóbicas a personas LGTBQI+[1], reacciones sexistas en todas las esferas de la sociedad y un largo etc. Da igual que cambiemos de año, que el día a día sigue igual de hostil.

En este artículo, sin embargo, no me voy a centrar en quienes sufren de manera más directa y violenta las consecuencias de estas desigualdades. En esta ocasión quisiera poner la lupa sobre nosotros, los hombres. No para hablar de nuestros protagonismos, sino más bien para analizar qué pasa cuando esos protagonismos son cuestionados mediante diferentes argumentos, y qué debates y/o elementos deberíamos introducir al analizar este tema.

Es habitual que ante un cuestionamiento de nuestros argumentos (al margen del tema que estemos tratando) nuestra reacción sea cierta incomodidad, ya que de alguna manera nuestros protagonismos también se ponen en cuestión. Por supuesto que ni todas las incomodidades, ni todas las formas de cuestionar nuestros argumentos son iguales. Algunas nos generan más incomodidad que otras. Y como consecuencia generan reacciones diferentes. Pero quisiera centrarme en aquellos cuestionamientos bien argumentados para hacer el análisis de las reacciones que generan desde una perspectiva de género. Por ejemplo, ¿reaccionamos los hombres de la misma manera cuando el cuestionamiento de nuestros argumentos (y por tanto de nuestros protagonismos) proviene de una mujer u hombre cisgénero, de un hombre gay, de una lesbiana o de una persona transexual? O ante ciertos argumentos o discursos de los feminismos, ¿por qué se generan semejante abanico de reacciones por parte de los hombres? Las reacciones van desde las más reaccionarias, pasando por la indiferencia (o mal llamada neutralidad), el victimismo, hasta la autodefensa mediante lo políticamente correcto.

Quizás debamos poner la atención en la lógica jerarquizada, consciente o inconsciente, de las identidades de género que tenemos como fruto de la socialización que recibimos como mujeres y hombres. Desde esta lógica, las opiniones de las mujeres, por ejemplo, se miden desde un prisma androcéntrico y no tienen el mismo peso que la de los hombres. Esta jerarquización patriarcal también se da entre los propios hombres, por supuesto, pero parece que no tocan tanto la fibra sexista como cuando provienen de las mujeres.

Encontramos una infinidad de ejemplos sobre estas reacciones (generalmente en los hombres) que nos indican que algunos argumentos feministas dan en el punto de flotación de la hombría. Vean, o mejor dicho lean por ejemplo los comentarios que aparecen en un artículo reciente de Barbijaputa. Detrás de muchos de estos comentarios nos encontramos con la idea de “tú a mí no me cuestionas” o “quién eres tú para cuestionarme a mí”.

Hay quien dirá que se reacciona de esta manera por las formas de presentar los argumentos. Y sí, las formas son importantes, pero muchas veces el fondo de la cuestión queda difuminado y no se va más allá. Quizás la pregunta clave sea: ¿por qué nos molesta?

¿Por qué nos toca la fibra? Pregunta sencilla de hacer pero difícil de contestar. A la hora de construir las respuestas es necesario incluir algunos debates que hasta la fecha apenas se han dado por parte de los hombres, como por ejemplo:

  • El papel que juegan en mi malestar los privilegios y las relaciones de poder. Dicho de otra manera, la mochila de sexismo que tengo (en el grado que sea), ¿qué lugar tiene en mi malestar?
  • Comenzar la tarea de responder a la pregunta planteada, desde lo social hasta lo individual, nos puede permitir encontrar algunas respuestas en el camino. Comenzar a mirarnos y analizarnos los hombres, como grupo social y terminar haciendo ese mismo trabajo como individuos, es un camino interesante. Seguramente no agradable, ya que lo más probable es que nos encontraremos con muchas contradicciones entre la teoría y la práctica. Pero será necesario realizar ese camino.
  • Ser conscientes de en qué modo, en mayor o menor medida, contribuyo a la reproducción del sexismo. Como dice Barbijaputa en el artículo mencionado, desde el momento en el que un hombre piensa que él ya no forma parte del problema, y que el machismo se ha evaporado de su cuerpo como si fuera agua, se convierte en algo más peligroso que un simple machista. Uno de los errores en el cual caemos es agrupar a los hombres en dos bloques o en uno: buenos y malos. O todos malos por el simple hecho de ser hombres. Pero sabemos que es más complejo que todo ello y que ciertas clasificaciones no sirven de nada. Es más, nos distorsionan el análisis, las reflexiones que podamos hacer

 

leer completa

Leer más

Gizona nola izan, hortxe dago koska

Publicado el 18 febrero 2017 en Los hombres ante la igualdad |

2017-02-15 / Beñat Alberdi

Genero sisteman oinarritutako gizartean, txanponak bi alde dauzka: feminitatea eta maskulinitatea. Femeninoak izan du lanketa bat, baina ez hainbeste maskulinoak. Hainbat eragile hasiak dira gaia adingabeekin lantzen, gaztetatik ikas dezaten gizon izateko modu asko daudela.

Maskulinitatea eta feminitatea: generoak blaitutako gizarte bateko txanpon beraren bi alde. Emakumeek landu egiten dute euren ahalduntzea, espazio propioak eraikitzea… Baina lantzen al da txanponaren beste aldea? Gizarte sexuatu batean, genero maskulinoak pribilegioak dauzka; gizonak kontziente izan edo ez. Pentsa daiteke azken urteetan aurrerapauso batzuk eman direla, esaterako, zaintza lanetan; nahiz eta parekidetasuna urrun dagoen oraindik. Atzerapausoak ere izan dira, festa giroko eraso sexisten igoera adibide. Era berean, pentsa daiteke gizonezkoek , oro har, badakitela pribilegioak dauzkatela: onartu edo ez, identifikatu edo ez, aldatzen saiatu edo ez. Baina noiztik dira jakitun? Noiztik irakatsi behar zaie errealitate hori?

«Egun ere, oso markatuta dago mutil gazteen jokabidea nolakoa izan behar den, zer espero den haiengandik», argitu du Carmen Diez Mintegi antropologo feminista eta EHUko irakasle ohiak. «Ezaugarritze prozesu horiek genero sistemaren barruan kokatzen ditugu». Sistema horrek pertsona generizatuak sortzen ditu, hainbat praktikaren bidez. «Emakumeak eta gizonak genero proiektuak izango lirateke; eta, horrekin lotuta, feminitatea eta maskulinitatea».

Jone Miren Hernandez EHUko Antropologia irakasleak nabarmendu du maskulinitateari buruz hitz egiteko pare bat kontu argitu behar direla: «Batetik, jokabide batzuk eta pertsona mota bat lotzen ari gara. Eta, bestetik, maskulinitatea feminitatearekin ere lotuta dago». Arabako, Bizkaiko eta Gipuzkoako gazteak eta genero harremanak aztertu dituzte Diezek eta Hernandezek, EHUko Antropologia Saileko beste hainbat ikerlarirekin batera.

Dena den, maskulinitatearen auzia jada lantzen ari dira adingabeekin. Horretan jarduten dira hiru eragile: Harremanak, Arremanitz eta Emaize. Hezkuntza arautuko eskola orduetan hitzaldiak eta tailerrak emanez jorratzen dute gaia, batik bat. Hona hemen ildo nagusien berri:

ARMADURA NOLA PITZATU

«Haiek antolatzeko erabiltzen duten sistema hierarkiko eta ideologia guztia desmuntatu nahi badut, iristea eta nahi dudana esatea ez da nahikoa», azaldu du Ibon Arrizabalaga Arremanitzeko kideak. «Transmititu behar zaien mezua garbia da: hau ez da nesken alde errieta egitera datorren beste bat». Gazteek garai delikatua dutela nabarmendu du: «Batetik, gorputzean aldaketa handiak bizi dituzte. Bestetik, nortasunaren arloan ere ezegonkortasuna dute: ez dute euren burua ezagutzen. Ordura arte ez dituzte izan halako kezkak edo zalantzak».

Egoera ezegonkorretan pertsonek gotortzeko joera dutela ekarri du gogora hezitzaileak; hau da, ideia zehatz batzuetan tematzekoa. Halakoak saihestu behar dira, maskulinitatea lantzeko. «Gauza zurrunekin lan egiten saiatzea alferrik da», esan du Raul Marcos Emaizeko kideak. «Lortzen dugun bakarra da politikoki zuzenak diren diskurtsoak sortzea». Adibide moduan jarri du homosexualen egoera: teorian, gizarteak onartu egiten ditu, baina tolerantzia gutxi dute gizonek.

ANIZTASUNA HELBURU

Arremanitz, Harremanak eta Emaize taldeek bat egiten dute ideia batean: ez da maskulinitate eredu zehatz bat bultzatu behar, eredu anitzak erakutsi baizik. «Ereduek arazo bat daukate: euren barruan errealitatea ez da inoiz sartzen», argitu du Arrizabalagak. Transgenero teoriari jarraikiz mintzatu da Olatz Berastegi Harremanak taldeko kidea: «Guztiok dugu izaera maskulinoa eta femeninoa dantzan. Norberak eraikitzen du maskulinitatea». Marcosen arabera, gazteei erakutsi behar zaie nolakoak diren beste gizon ereduak, eta azaldu behar zaie maskulinitatea nola eraikitzen den ere. «Kalea eredu berriekin bete beharko litzateke. Kalea ez bada betetzen, ikasgeletara eraman beharko ditugu ».

Irakurri osoa

Leer más

Verdaderos padres

Publicado el 16 febrero 2017 en General, Los hombres ante la igualdad, Violencia machista |

Rosa Montero El Pais. 12 febrero 2017

Sólo un permiso exactamente igual para hombres y mujeres en el momento de tener hijos nos haría más libres, más completos y más felices.

A veces como hoy siento un cansancio infinito cuando me pongo a pensar en el tema del sexismo. Llevo toda la vida teniendo que pelearme contra los estereotipos de género, los del entorno y los que yo misma arrastro, puesto que todos hemos sido educados en el machismo. Me recuerdo con 19 años buscando trabajo como periodista al final del franquismo y recibiendo la desfachatada respuesta de que no contrataban mujeres (por entonces hacer eso no era ilegal). Hasta mayo de 1970, la mujer casada en España no podía abrir una cuenta en un banco, comprarse un coche, sacarse el pasaporte o empezar a trabajar sin el permiso del marido, que además podía cobrar el salario de su esposa. Esta legislación brutal nos educó a muchas españolas en el aborrecimiento del matrimonio.

La situación ha mejorado mucho, desde luego. A veces, durante la batalla de todos estos años, he sentido momentos de exaltación: dos o tres generaciones de hombres y mujeres estábamos acabando con una discriminación de milenios. Hay razones para sentirse satisfechos. Pero también hay miles de datos para horrorizarse: el maltrato, la tortura, el asesinato constante de las mujeres en el mundo por razones supuestamente religiosas o políticas, pero en el fondo por puro y aberrante machismo. Y la absoluta falta de atención que las instituciones democráticas le prestan a esta constante carnicería. Todavía estoy esperando que la comunidad internacional decrete algún embargo económico (como se hizo, por ejemplo, contra el apartheid de Sudáfrica) para luchar contra la multitud de niñas mutiladas genitalmente, de mujeres esclavizadas por el integrismo islámico, de jóvenes asesinadas por supuestos delitos de honor.

Pero es que además las cosas parecen ir a peor. En menos de una semana he podido ver en la prensa noticias tan reveladoras como la de Trump, apresurándose a firmar en sus primerísimos días de mandato un decreto contra la financiación a grupos de apoyo al aborto, o la de Rusia, que acaba de despenalizar la violencia doméstica con el fin de apoyar la autoridad paterna. Por cierto que en Rusia muere asesinada una mujer cada 40 minutos y otras 36.000 son golpeadas diariamente por sus maridos. Por no hablar de esa mujer empalada y violada en Colombia, un feminicidio más entre miles. Sí, a veces agota esta pelea desesperada por la supervivencia. A veces me siento como Sherezade, la de Las mil y una noches, que tiene que encontrar la manera de convencer día tras día al rey para que no la mate al amanecer. ¿Cómo apaciguar esa ferocidad de tantos hombres, cómo curarles de su miedo y su odio a la mujer, de su violencia?.

Pues quizá cambiando la educación y las costumbres. Y en concreto hay un cambio social que nos estamos jugando estos días y que puede suponer un verdadero avance igualitario. Hablo de los nuevos permisos de paternidad. Nos dicen que la propuesta de Ciudadanos es un avance: ocho semanas intransferibles y pagadas para hombres y mujeres, y diez semanas más de libre distribución a repartir entre ambos. Pero, como sostiene la feminista Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles para Nacimiento y Adopción (PPIINA), en realidad es una trampa. Numerosos datos internacionales demuestran que los hombres solo se toman aquellos permisos de paternidad que son intransferibles y pagados: ni siquiera funciona que les incentiven. O sea, que las mujeres seguirían asumiendo más del doble del tiempo. Sólo un permiso exactamente igual para hombres y mujeres permitiría que el empleo femenino no se resintiera por la maternidad; que las mujeres no fueran vistas (por el entorno y por ellas mismas) como las inevitables y únicas cuidadoras familiares; que los hombres aprendieran a hacerse cargo de sus hijos en soledad, cosa que contribuye a disminuir la violencia familiar, según varios estudios. Es una medida posible, está a nuestro alcance y cambiaría la realidad de forma notable. Sí, a veces te acomete un cansancio infinito. Pero también sientes esperanza, como ahora. Con un pequeño paso, hombres y mujeres podemos ser más libres, más completos y más felices. Porque el rey de Las mil y una noches que degollaba todas las madrugadas a sus amantes era un pobre enfermo desesperado y solo.

Leer más

Teorías Críticas del Amor Romántico

Publicado el 14 febrero 2017 en General |

Coral Herrera.

El amor romántico, como todas las construcciones creadas social y culturalmente, está atravesada por una ideología hegemónica. Las principales características de la ideología romántica burguesa son las de un sistema  basada en la pareja monogámica, heterosexual, regulado, entre adultos, orientado a la procreación y bendecido por la Iglesia y el Estado.   Otra característica de la ideología amorosa occidental es la libertad de elección de pareja.

También es un rasgo común la dimensión adictiva del amor en una época como la posmodernidad que ya es de por sí caprichosa, neurótica y obsesiva. H.D. Lawrence llamó “egoísmo a dúo” a la forma de relación basada en la dependencia, la búsqueda de seguridad, necesidad del otro, la renuncia a la interdependencia personal, la ausencia de libertad, celos, rutina, adscripción irreflexiva a las convenciones sociales, el enclaustramiento mutuo…

Normalmente tendemos a pensar que las normas amorosas, morales y sexuales occidentales son las normales, las que siguen los dictados de la naturaleza; la Ciencia se ha encargado de legitimar esta visión, hasta llegar incluso a afirmar que el mito de la monogamia y la fidelidad sexual es una realidad biológica y universal, negando su carácter cultural.

La necesidad de parejas heterosexuales que formen familias normales posee una explicación económica muy obvia. El sistema social y político necesita de una estructura básica que está basada en el trabajo en pareja para sacar adelante a nuevos trabajadores y trabajadoras que produzcan y consuman. Esta pareja estable ha de educar a sus vástagos para que sean capaces de adaptarse a una realidad que han heredado sin que protesten; para ello es necesario que asuman como algo normal y natural los salarios y los horarios de trabajo, y el funcionamiento socio-político, legal y económico de la realidad.

En la familia los nuevos seres humanos aprenden a comer cuando no tienen hambre, a dormir cuando no tienen sueño, a tener unos horarios y una disciplina que les haga sentir como natural el hecho de tener que trabajar toda su vida en condiciones alienantes. La Familia es la principal instancia de educación e internalización de las normas y costumbres sociales, pero el Estado apoya su labor con colegios y centros de formación públicos. El poder simbólico aporta su grano de arena mediante narraciones que ofrecen modelos de comportamiento y formas hegemónicas de sentir y actuar.

En el siglo XX, la teoría feminista denunció la función social del amor romántico como instrumento de dominación y de sumisión entre dos personas, y también como una herramienta de control social del poder patriarcal para influir y construir las emociones y los sentimientos de la población, especialmente la femenina.

Alexandra Kollontai fue una teórica rusa que alrededor de 1920, en plena revolución soviética, denunció la identificación entre amor y género femenino, y la dependencia moral, material y sentimental femenina. Para la autora, esta dependencia choca con la independencia y la actitud del varón, para quién el amor no es más que una parte de su vida; otro factor entre tantos.

Kollontai afirma que esa necesidad femenina de amar es la causa de incontables tragedias en el alma de las mujeres de todas las clases sociales: los celos, la desconfianza, la soledad, el renunciamiento a sí mismas por adaptarse al ser amado, etc. Siguiendo a Ana de Miguel, repasamos aquí los cuatro tipos fundamentales de heroínas que Kollontai encuentra en la literatura:

ü  las encantadoras y puras jovencitas, que contraen matrimonio al final de la novela;

ü  las esposas resignadas o casadas adúlteras;

ü  las solteronas,

ü  las prostitutas, bien por su pobreza, o bien por su naturaleza viciosa.

Kollontai anuncia que afortunadamente ha aparecido un quinto tipo de heroína: la mujer nueva, que ha dejado de ser un reflejo del varón y lucha por sus derechos. La finalidad de su vida ya no es el amor, sino su “yo”, su individualidad. El amor para la mujer nueva no es sino una etapa en el camino de su vida; su fin principal es un ideal social, una vocación, el estudio de la Ciencia o el trabajo creador. Para esta filósofa rusa, es el capitalismo el que engendra, así, el sujeto revolucionario que causará su destrucción; son las obreras la auténtica vanguardia del movimiento de liberación de la mujer.

Según Ana de Miguel, su aportación teórica más original se encuentra en el ámbito de la crisis sexual: Kollontai expresa la conciencia de estar viviendo una época de crisis en las relaciones entre los sexos. También denuncia el desconocimiento masculino de la sexualidad femenina, y la injusticia que suponía la existencia de una doble moral, aquella justificación del adulterio masculino y la condena del adulterio femenino que es tradición en las culturas patriarcales. Se entiende que no está mal que el hombre eche unas canitas al aire, pero la mujer puede ser asesinada por hacer lo mismo o apedreada hasta la muerte (veasé, Irán).

Para Kollontai la doble moral es uno de los problemas más importantes que acosan la inteligencia y el corazón de la Humanidad. Para acabar con ella será necesaria una larga lucha con objeto de reeducar la psicología de la Humanidad; señala muy especialmente la imposibilidad de la “mujer nueva” de realizarse sentimentalmente en un mundo en el que el varón todavía no ha cambiado.

Para Kollontai, el matrimonio legal tiene en su base dos principios que lo envenenan y que afectan de igual modo a varones y mujeres: su indisolubilidad (“la indisolubilidad se funda en la idea contraria a toda ciencia psicológica de la invariabilidad de la psicología humana en el transcurso de la vida impide que el alma humana se enriquezca con otras experiencias amorosas”) y la idea de propiedad con respecto al cónyuge, capaz de estrangular la relación más apasionada.

Leer completa

Leer más

El movimiento de hombres por la igualdad: Una mirada desde el ecofeminismo.

Publicado el 7 febrero 2017 en Feminismos, General, Los hombres ante la igualdad |

Alicia H. Puleo en  HOMBRES IGUALITARIOS Revista Digital de AHIGE

El movimiento de hombres igualitarios es una necesaria y bienvenida reacción a las injusticias sexistas. Pero no es sólo eso. Desde mi perspectiva ecofeminista, creo que puede realizar una inestimable contribución a la lucha contra estereotipos de virilidad y modelos androcéntricos relacionados con actitudes destructivas hacia la naturaleza.

Antes de entrar en esta cuestión, me gustaría hacer una breve referencia, en primer lugar, a lo que veo como algunos de los riesgos inherentes al movimiento y, en segundo lugar, a lo que considero como uno de sus aspectos más prometedores. Le acechará siempre el peligro de sucumbir a ciertas inercias patriarcales: desplazar a las mujeres de los espacios propios conquistados con gran esfuerzo; invisibilizar las raíces feministas en los estudios teóricos; y seguir obedeciendo la norma patriarcal que dicta (como observaba ese sociólogo pionero que fue Josep Vicent Marqués) que “ser varón es ser importante”. A este último respecto, un buen test de feminismo real es examinar, por ejemplo, en una conversación, si el hombre que se declara feminista sabe callar, escuchar y aprender (en una palabra, dialogar verdaderamente) como lo hace, por lo general, una mujer. Es decir, no estar concentrado, mientras la otra persona habla, en pensar qué va a decir para impactar. Esta sencilla observación podría ser un buen auto-test para evaluar el grado de internalización de los ideales de igualdad conseguido por cada miembro gracias a la pertenencia a este movimiento.

Entre los numerosos e incuestionables aspectos positivos del movimiento de hombres por la igualdad figura el apoyo que brinda a las demandas feministas, un apoyo que puede facilitar mucho el cambio social. Con esta acción de honestidad y justicia, se une a lo que he llamado, hace tiempo, “la genealogía de hombres por la igualdad”.

Sin embargo, posee algo aún más inédito. A mi juicio, su enorme riqueza y originalidad reside en la realización de un examen crítico y constructivo de la identidad masculina desde dentro. Y ahí es donde veo la conexión con los objetivos del ecofeminismo en una época caracterizada por el cambio climático antropogénico patente y acelerado, la desertización, la pérdida de la biodiversidad, la contaminación ambiental… La profunda irracionalidad de la devastación medioambiental tiene causas tanto económicas como ideológicas. La globalización neoliberal revela la desmesura de un sistema económico que requiere crecer sin cesar para mantenerse. Toda consideración social o ecológica que implique alguna limitación del lucro es desestimada en nombre de la eficacia y la libertad. La publicidad se encarga de crear el tipo de individuos más convenientes para la aceleración del círculo de la producción y el consumo sirviéndose, a menudo, de estereotipos de género. La búsqueda del lucro como único objetivo propio de esta dinámica económica es una configuración moderna de los antiguos sesgos culturales del androcentrismo y del antropocentrismo extremo.

Androcentrismo es un concepto clave para la comprensión de la ideología patriarcal del dominio. El sesgo androcéntrico de la cultura proviene de la bipolarización histórica extrema de los papeles sociales de mujeres y hombres. En la organización patriarcal, la dureza y carencia de empatía del guerrero y del cazador se convirtieron en lo más valorado, mientras que las actitudes de afecto y compasión relacionadas con las tareas cotidianas del cuidado de la vida fueron asignadas exclusivamente a las mujeres y fuertemente devaluadas. En el mundo moderno capitalista, el antiguo deseo de poder patriarcal toma la forma de la búsqueda insaciable de dinero y el omnipresente discurso de la competitividad. Por esta razón, la crítica a los estereotipos masculinos y la propuesta de modelos alternativos son muy importantes para alcanzar una cultura ecológica y no violenta. Es hora de reconocer como valiosas las capacidades y actitudes de la empatía y del cuidado atento, enseñarlas desde la infancia a todos los seres humanos y aplicarlas no sólo a los individuos de nuestra especie, sino también a los ecosistemas y a los animales, hoy esclavizados y exterminados a una escala sin precedentes. En la causa de los animales subyace una ineludible redefinición de la masculinidad. Los varones que defienden a los animales no humanos son disidentes de lo que llamo orden patriarcal especista. Lo son, consciente o inconscientemente, al menos en ese aspecto.

Leer completa

Leer más

“Masculinismo”

Publicado el 2 febrero 2017 en General |

Miguel Lorente Acosta, blog: Autopsia

Si el machismo defiende al macho, el “masculinismo” defiende lo masculino como referencia identitaria de los hombres, es decir, defiende al machismo, que es lo que define y ha definido históricamente la identidad de los hombres bajo la referencia de la cultura patriarcal que ellos crearon, para que “lo masculino” fuera el modelo universal de toda la sociedad y “lo femenino” quedara reducido a los ámbitos de lo doméstico y supeditado a lo de los hombres.

Pero el machismo es mutante en sus formas para adaptarse a cada momento histórico sin renunciar a sus posiciones de poder y privilegios, de ahí su estrategia de “cambiar para seguir igual” que le ha permitido adaptarse sin transformarse, y luego hacer creer con su influencia que los cambios adaptativos en verdad eran transformadores de su identidad. La estrategia actual del machismo es el posmachismo, ese intento de revestir de neutralidad sus exigencias y planteamientos para generar la confusión necesaria que lleve a la duda, a la pasividad y a que todo siga igual. Y el posmachismo sabe que la batalla del lenguaje es clave para afianzar posiciones y definir realidades, por eso su interés desde el principio de contrarrestar el feminismo diciendo que era lo mismo que el machismo. Cuando fracasaron en esa burda comparación inventaron la palabra “hembrismo” para que la etimología no fuera obstáculo en la crítica de las propuestas a favor de la Igualdad que se hacían desde el feminismo, y al mismo tiempo la acompañaron de palabras como “feminazi” y “mangina” para que la crítica no se quedara en las ideas y llegara a las personas que las proponían. Pero como han comprobado que el discurso “machismo” versus “hembrismo” se presenta como conflictivo y cargado de agresividad y violencia por su parte, algo que refleja su machismo latente, han dado un paso más en busca del camuflaje de la neutralidad a través del lenguaje y ahora hablan de “masculinismo”, el cual aparece con “Ph neutro” y comparable en sentido al concepto de “feminismo”. De este modo, aunque sus palabras cargadas de ataques contra la Igualdad son las mismas su imagen es diferente, y se presentan como más proactivas en busca de esa “igualdad real” que suponga dirigir las mismas acciones para hombres y mujeres y, de ese modo, mantener la desigualdad existente sin entrar en el significado histórico que ha dado origen a la misma.

El “masculinismo”, tal y como se aprecia en las redes sociales en palabras de sus “porta a voces”, porque hablan a base de ataques y cargados de agresividad, no reivindica la Igualdad, aunque habla de ella para que la Igualdad sea lo que ellos decidan que debe ser la Igualdad. Es lo que han hecho los hombres a lo largo de toda la historia al tutelar a las mujeres y lo de las mujeres, y que ahora pretenden seguir haciendo en lo social y en lo individual, como cuando el marido dice en nombre de la libertad y de su igualdad, “yo dejo que mi mujer haga lo que quiera”.

La propia estrategia del “masculinismo” demuestra el fracaso de la posición machista en la sociedad, a pesar de que aún mantienen mucho poder y toda la violencia para hacer daño, pero como en verdad van perdiendo espacio. Ahora necesitan exhibir su machismo y elegir presidentes como Donald Trump y contar con columnistas y locutores que se hagan eco de sus palabras, para que la parte nostálgica de la sociedad se de cuenta de que ellos y su machismo siguen presentes en una nueva realidad cada vez más crítica con la desigualdad y el machismo.

El error del machismo y de su “masculinismo” es no ver que el feminismo defiende la Igualdad, no a las mujeres contra los hombres, sino la Igualdad sobre la injusticia histórica que ha creado la desigualdad, y con ella la discriminación, el abuso, la violencia… que las han apartado de las posiciones donde deberían haber estado para que la convivencia y las relaciones se construyeran y desarrollaran con las aportaciones de hombres y mujeres. Por ello el feminismo parte de la visión crítica de las mujeres y reivindica su presencia y protagonismo, porque los hombres nunca se han preocupado de hacerlo en los miles de años que llevan dirigiendo la sociedad desde sus posiciones de poder. El resultado final, por tanto, será la Igualdad para toda la sociedad, y ello exige corregir la desigualdad en quien la sufre, o sea, en las mujeres.

El “masculinismo” es “lo de los hombres”, “para los hombres”, “desde los hombres” y “con los hombres”, por eso recurren a los mismos argumentos de las denuncias falsas en violencia de género, a que las mujeres también son violentas, a la custodia compartida impuesta con independencia de las circunstancias de la relación de pareja, a que las mujeres son malas y perversas y alienan a sus hijos e hijas contra los padres a través del SAP… es decir, las mismas razones del machismo y las mismas que el posmachismo maquilla, pero ahora como si sugieran de un planteamiento reflexivo nacido del “ataque” que la Igualdad y sus medidas suponen contra los hombres y su masculinidad.

El “masculinismo” es la plasmación social de una de las estrategias que más utiliza el posmachismo al presentar a los hombres como víctimas de las mujeres y de la situación social: víctimas de denuncias falsas, de suicidios, de mayor tasa de accidentes de tráfico y laborales, de menor vida media… El “masculinismo” es la elevación a lo social del “hombre víctima de la Igualdad”, bien por acción o por desconsideración, y por lo tanto, se presenta como “victimismo masculino” para fijar la atención sobre los hombres sin cambiar nada en los hombres.

Y es cierto que los hombres tienen muchos problemas, nunca ni nadie los ha ocultado ni cuestionado, pero la solución está en la Igualdad, no en más desigualdad. O lo que es lo mismo, la respuesta es el feminismo, no el “masculinismo”.

Leer más

OTRAS LETRAS.

Publicado el 30 enero 2017 en General, Los hombres ante la igualdad, Violencia machista |

Puerta de atrás. Backstage. Blog de Antonio Moreno Mejías

Soy de un barrio de provincias, de un lugar donde creímos que las cosas estaban cambiando, donde nos movíamos a ritmo del garaje y donde crecimos yendo a nuestro rompeolas cotidiano. La mezcla era una constante, no había tanta segregación entre tribus urbanas como en las grandes capitales, pues moríamos con el rock and roll más clásico imitando a John Milner, a la vez que Ramones y The Clash formaban parte de nuestra banda sonora. Nunca tuve -ni tuvimos- síndrome “Quadrophenia”, entre otras cosas porque el rollo “sixtie” nos gustaba una barbaridad y porque era imposible odiar a nuestros amigos “mods”, pues consumían cosas muy divertidas. Quien ha vivido eso sabe a lo que me refiero. He seguido y respetado la trayectoria de Loquillo desde adolescente; unas cosas me han conectado más que otras. El sonido de “No Surf” me acompañaba en las noches de encarcelamiento ahora hace 20 años por insumisión y he sentido a muchos “Compañeros de Viaje” a mi lado. No soy alguien ajeno a su música, mis “Hermanos de Sangre” lo saben. Mi hija y su pareja me han regalado por reyes el concierto del pasado 24 de septiembre de 2016 en Las Ventas.

Mucha gente desconoce que la primera canción censurada de la democracia fue “Los Ojos Vendados”, denunciando la tortura, ni que “La Mala Reputación” desempolvó para muchas la canción libertaria francesa; “Piratas” y “Siempre Libre” fueron cantos a la libertad, por no hablar de la apuesta de “Mujeres en pie de Guerra” alrededor de la memoria histórica de las perdedoras, incluyendo “Antes de la lluvia”, “El año que mataron a Salvador” o “Viva Durruti”. En cada una de ellas, las letras son fundamentales para hacer llegar el mensaje. La adaptación de Johnny Cash “El hombre de Negro” así lo atestigua. En la mayoría de los casos, son frases directas, sin posibilidad de interpretación…y eso siempre me gustó. El carácter ideológico es innegable, porque el rock también es eso, mensaje.

Creo en la libertad de expresión de todas todas, sin cortapisas. Por eso, la misma libertad de expresión que permite que se siga tocando en los escenarios, después de un tiempo en la nevera, la canción “La mataré”, me asiste para expresar lo que siento cuando la vuelvo a escuchar en los conciertos. Antes que nada decir que no estoy de acuerdo en quienes minimizan el sentido de la letra de la mencionada canción. Se dice lo que se dice, no hay posibles dobles o triples interpretaciones. Cuando escucho la letra, primero siento, como dice mi amigo Hilario Sáez, vergüenza de género; después la identificación con el protagonista es imposible, solo siento violencia y agresión, porque dolor, lo que se dice dolor, se expresa más en el apoteósico final de “Cadillac Solitario”. Decir las frases que se dicen en esa canción me llega a producir tal grado de incomodidad que no me permite disfrutar del momento, pero donde ya me siento totalmente alejado es cuando se corea por todo el mundo: ¡¡la mataré!! Me es difícil soportarlo. Porque me parece grave, porque no lo puedo defender desde ninguna de las formas. Es rock, pero no es lo mismo gritar “¡Y no estás tú!” que “¡La mataré!”, lo mires por donde lo mires. Sobre todo si estás mínimamente comprometido con la igualdad entre hombres y mujeres.

Pero me pregunto porqué hay tantas personas que no les pasa lo mismo, me pregunto porqué si defiendo esta postura me convierto en un políticamente correcto que no aguanta las expresiones artísticas a contracorriente,  en un contexto donde lo “políticamente incorrecto” se está convirtiendo en un modo de introducir los valores conservadores y reaccionarios más retrógrados. Pero por encima de todas las cosas, me siento solo. Encuentro pocas complicidades masculinas, aunque sea solo para manifestar un cuestionamiento o debate sobre el asunto. Lo que recibo es que “jodo la marrana”, que me alineo con “feminazis” o que me posiciono contra la libertad de expresión. Recuerdo un concierto en Málaga donde la gente coreaba ¡La mataré! ¡La mataré!

leer  más

Leer más

Masculinidades que no me representan

Publicado el 27 enero 2017 en General |

Bruno Padilla del Valle. la igualdad es noticia.

Como al empezar los talleres de La igualdad es noticia que he dinamizado por primera vez en esta segunda edición, antes de nada he de comentar un hecho obvio pero ineludible: soy un hombre hablando de igualdad. Algo así como un gobernante opresor que sermoneara sobre libertad. Pero lo importante aquí es que yo, como representante del género masculino que se ha beneficiado del patriarcado y lo ha sostenido, destierre ese papel y me convierta en difusor de las ideas de las mujeres, del feminismo, para revertir ese sistema. Lo importante, les digo, no es culpabilizar a todo el género masculino, sino a una cierta idea de masculinidad, impuesta y mayoritaria. Se trata de que tomemos conciencia de un gravísimo problema social, que por su componente ideológico y sumamente arraigado –y auspiciado– en nuestra cultura se debe calificar hoy día como terrorismo de género. Pero para que evitemos, al oír esos graves términos, la idea común de que este tema no nos toca de cerca, siempre les pongo ejemplos cotidianos de mí mismo (¡yo, el feminista ultraconcienciado!) incurriendo en actitudes machistas. Ya saben, micromachismos o neomachismo: formas sutiles del machismo de toda la vida, en una sociedad donde este término está peor visto que antes.

La conclusión más básica a la que espero llegar tras una serie de dinámicas en grupo, que luego vamos comentando y debatiendo con el resto de la clase, es que las cuestiones de género no son un asunto de chicas, sino que afectan al conjunto de la población, y en ella los chicos –los hombres– tenemos una enorme responsabilidad que asumir. En este sentido creo, como la Asamblea de Mujeres Periodistas de Sevilla (AMPS), que resulta positivo mostrar modelos alternativos de masculinidad, y un hombre hablándoles de igualdad puede provocar, de entrada, un cierto impacto en el alumnado. Nuestro papel podría venir definido por lo que recientemente recogía un artículo de Pablo Martín Calvo, y desde hace mucho viene defendiendo Barbijaputa: el aliado feminista. Escuchemos, cambiemos nuestra perspectiva y seamos altavoz para las demandas sociales de las mujeres. Sin opinar, sin ofrecer nuestra versión de los hechos. Por una vez, quedémonos nosotros en un segundo plano, sólo sirviendo de apoyo a la causa.

De hecho, es trascendental que los periodistas empecemos a predicar con el ejemplo y que, si nos dedicamos a hablar de igualdad, recurramos a fuentes de información femeninas: la citada Barbijaputa siempre será más fiable que Jordi Évole, y ahí están referentes en español como Pikara MagazineFeminicidio o Locas del Coño, y en inglés como Feminist Frequency o The Mary Sue, por citar algunos de los que yo sigo. Sin ir más lejos y justamente sabedoras de la importancia de contar con testimonios de mujeres (para variar) en las informaciones que elaboramos, la AMPS puso en marcha una estupenda iniciativa en forma de Censo de Expertas. Para que no nos queden excusas.  Las fuentes informativas son sólo uno de los aspectos que tratamos en los talleres, al analizar cómo los medios refuerzan los estereotipos de género, invisibilizan los logros femeninos y perpetúan los contenidos machistas e intolerables en un país donde más de ochocientas mujeres han sido asesinadas en una década; donde más de 30.000 fueron víctimas de violencia de género en 2014; donde las menores víctimas crecieron un 15% en el último año.

Y en una sociedad con este acuciante problema, ¿qué representa el feminismo? Es otra de las cuestiones que suelo plantear al alumnado, cómo entienden este concepto. Las respuestas no me asustan (suelo ir preparado para lo peor), e incluso en general diría que me ha sorprendido comprobar que, en general, pocos dicen aquello de «lo mismo que el machismo, pero al revés»; y, si lo dicen, siempre hay alguien que les corrige. Yo acostumbro a decirles que para mí el feminismo es algo parecido al ecologismo. Y me explico. Hace unos años, la sociedad tachaba de radicales a colectivos que realizaban acciones llamativas para denunciar las barbaridades contra el medioambiente, como muchos critican ahora la dureza del discurso y hasta la supuesta intransigencia de las feministas (como ellas argumentan, a ver quién es capaz de estar así de involucrado en cuestiones de género y mantener la moderación ante cada agravio diario). Sin embargo, hoy día ya casi nadie se atreve a cuestionar la perspectiva ecologista –presente en todos los programas políticos– o temas como el cambio climático, la necesidad del reciclaje y la conciencia acerca de la posibilidad de cargarnos el planeta. Del mismo modo, espero que en unos años miremos atrás y nos asombremos de las barbaridades que cometíamos a diario en contra de las mujeres; que lo raro sea escuchar un comentario machista y no juzgarlo en voz alta. La única pregunta es si aún estaremos a tiempo de detener las desigualdades y los feminicidios, ya que a veces los nuevos datos nos hacen presagiar lo peor. Sin ir más lejos, en 2015 el número de atenciones a menores víctimas de violencia de género en Andalucía creció nada menos que un 37%. Un dato escalofriante.

Lo que parece claro es que sólo la educación tiene la llave para liberarnos de esta lacra social. Como manifestaba la escritora Ana Rossetti en una reciente entrevista –precisamente para Pikara: «Es necesaria una formación en cuánto al género, porque nos salvará de caer en las trampas de esta sociedad […] Hay que hacerles ver la injusticia en cómo se cuentan las historias en la tele, en el cine, en los libros o en las redes sociales». Y en esas estamos, mujeres y hombres, en este necesario proyecto titulado La igualdad es noticia. Somos conscientes de que muchos chicos reciben mejor el mensaje cuando viene de un hombre e incluso nos respetan más, lo cual es del todo lamentable y desde luego debería poderse cambiar con el tiempo. Pero entonces querría decir que el problema habría desaparecido y que autoras esenciales en la lucha por la igualdad, como Barbijaputa y muchas otras, no se verían obligadas a usar pseudónimo por las amenazas constantes a las que se ven expuestas. Hasta ese momento en que la sociedad devuelva su nombre y su espacio a las mujeres, siguen pareciendo imprescindibles estos talleres y nuestra función como dinamizadores: trasladar a esos chicos cómo se ve la vida desde el lado de las despreciadas, las silenciadas y las sometidas, de las que tenemos tan poca noticia.

Leer más

“EZ GAITEZEN ATERA HALAKO EZTABAIDA BATETIK SARTU GAREN BAINO EROSOAGO”

Publicado el 25 enero 2017 en General, Los hombres ante la igualdad |

BIZKAIZO HITZA. A. L. L.

Feminismoaren alorrean aurrerapenak egin diren arren, askotan, maskulinitate berrien atzean «errugabetasun putzura» salto egiteko nahia ikusi du Jokin Azpiazu soziologoak. Moduez gain, erroak aldatu behar direla ohartarazi du.

Gizontasun berrien eremua du aztergai Azpiazuk (Ermua, 1981), gizonak feminismoaren alorrean egin beharrekoa egiten ari ote diren. Erosotasun eta justifikazio gehiegi ikusten du, bere burua feministatzat dutenen artean ere.

Konferentzia iragartzeko kartelek diote gizontasun ereduak dantzan jarriko dituzula.

Segur aski alderantziz da; gizontasun ereduek dantzan jarri nautela ni. Badira urte batzuk ari naizela gizontasunaren inguruan hausnarketak egiten, eta azken garaietan bereziki interesatzen nauen gaia da gizonok feminismoarekin dugun harremana; zergatik gertatzen diren erresistentziak eta zein harreman daukagun feminismoarekin.

Zein erresistentzia nabarmenduko zenituzke?

Erresistentzia bat aipatzekotan, aipatuko nuke gizonok eduki dugula feminismoa sinplifikatzeko joera. Sinplifikatze horrek eraman gaitu pentsatu nahi izatera ulertu ahal genuela feminismoaren kontua egun batetik bestera, hiru liburu irakurrita edo bi elkarrizketa izanda, eta gure feminista agiria emango zigutela berehala; teorikoa egin, eta praktikotik pasatu gabe, ia-ia. Eta azken hamarkadetako jardun feministak zerbait adierazten badu, genero politiken konplexutasuna adierazten du. Bereziki gizonen kasuan, gure pribilegio posiziotik hitz egin eta gai honen aurrean jarrera ez-konplexu bat hartu ahal dugula pentsatzea inozentea da. Pentsatu behar dugu tokatuko zaigula jarrera konplexu horri eustea, deserosoa izango dela, ez dela gustagarria izango, ez dela erraza izango. Jakin behar dugu feminismoaren gaia serio hartu behar dugula eta ez geure burua ahalik eta azkarren errugabeen multzoan sartzeko modu gisa.

Jarrera batzuk aldatu dira, baina uste duzu bere burua feministatzat dutenak praktikan ez direla uste duten bezain feministak?

Garrantzitsuena da guk, nahi eta nahi ez, eztabaida horri eutsi egin behar diogula, ezin dugula beste alde batera begiratu. Nik esango nuke oro har feminismoaren gaia Euskal Herrian, ezkerrean, ez dagoela zentroan. Oraindik gizonezkook dominatzen ditugu Euskal Herrian mugimendu gehienen jardunak, eta ez dugu, normalean, feminismoaren gaia zentrora eraman nahi, hain zuzen deserosoa delako eta gure lehentasunak, oro har, beste batzuk direlako oraindik. Baina gaia mahai gainean dago, eta goitik behera eragiten digu gure bizitza sozial eta pertsonalean. Beraz, presazkoa da heltzea.

Maskulinitate berriak daude eztabaidaren mahai gainean azkenaldian. Zer dira?

Maskulinitate berriez hitz egiten dugu gizonezkook gure genero identitate eta portaerak berrikuste aldera beste eredu batzuk sortzen ditugunean. Eta, beste eredu batzuk sortze hori ezinbestekoa den bezala, oso kritikoak izan behar dugu eredu horiek sortzeko dauzkagun motibazioekin. Batzuetan zalantza daukat ez ote dugun azkar batean errugabeen putzura salto egin nahi, eta feminismoaren interpelazioen aurrean pentsatzen dugun: “Bueno, ez, ni maskulinitate berria naiz”. Baina, batzuetan, maskulinitate berri gisa ulertzen dugun horretan maskulinitate zaharraren zantzu handiak daude. Begiratu behar dugu benetan botere harremanak orekatzen ari diren, eta ikerketa askok ezetz diote. Maskulinitate ereduak aldatzen ari dira, baina horrek ez du derrigor esan nahi hobera aldatzen ari direla. Askotan estrategikoki aldatzen dira, badakigulako duela hamarkada batzuk erabiltzen ziren forma batzuk egun onartezinak direla. Eta askotan gizonok egiten duguna da beste estrategia bat bilatu leku berera heltzeko: lehen oihuka lortzen genuena agian orain ahapeka lortuko dugu, baina ondorioak antzekoak dira.

Parte hartzaileak hitzalditik zein ideiarekin ateratzea nahi duzu?

Gehienbat, gizonezkoei hitz egitea egokitzen zaidala uste dut, eta gustatuko litzaidake deserosotasun bat sortzea. Gure posizioa ez da biktimarena, eta, hortaz, honi eustea guretzat deserosoa izan behar da; aldaketak sortzeko deserosotasun bat sentitu beharko dugu. Bila ditzagun deserosotasun horretatik lan egiteko formak, eta ez gaitezen atera halako eztabaida batetik sartu garen baino lasaiago.

Leer más