Gizonduz

Logotipo institucional euskadi.net
Menú de Navegación

Esplotazioaren B aldea

Publicado el 11 enero 2018 en General |

 

Xabier Landabidea Urresti. doce miradas. blog

Egia esan behar dizuet: zalantza handiak ditut hau idazten ari naizelarik. Ez dakit gaiari buruz esateko zerbait dudan, eta izatekotan ere ezer esan beharko ote nukeen hemen eta orain. Gainera gero eta sarriago pentsatzen dut isildu eta entzuteko garaia bizi dugula; gehiegi idazten ari garela irakurtzen dugunerako, gehiegi hitzegiten dugula entzutera ausartzen garenerako, eta abar. Zer esanik ez gizonezkook feminismoaz iritzia emateari buruz ari bagara.

Zalantzak hor jarraitzen du, baina gonbidatu egin nautenez (mila esker, Lorena) ausartu egingo naiz ditudan zalantza intimo batzuk ordenatu eta zuekin konpartitzera, gizarte patriarkal honen gizonezkoon bizipenak kapital feministaren parte direnaren hipotesiaeta horrek sortzen dizkidan ezbai batzuk mahai gainera ekartzeko.

Pernandoren egia batekin hasi nahi nuke: arras esperientzia diferentea da goikoena eta behekoena, dominatzailearena eta dominatuarena, esplotatuarena eta esplotatzailearena, baina biek dute esplotazioaren esperientzia.

Gizarte honek emakumeak mila eratara esplotatzen ditu. Har dezagun lan mundua, adibidez: gutxiago kobratzen dute lan bera egiteagatik, lan asko inolako diru-saririk gabe egitera behartzen ditu, goi mailako erabaki esparruetatik kanpo kokatzen ditu… Baina, nire ustez garrantzitsuena ez da zenbat esplotazio ezberdin eragiten duen, baizik eta gizarte patriarkalak guzti hau naturala dela esaten digula. Despolitizatu, desproblematizatu egiten du, esan behar ez den “gauzak horrela dira” ilun, oker, bihurri baina boteretsu horrekin.

Nik horrela irudikatzen dut patriarkatua: “gauzak horrela dira” errepikatzen duen mantra oro-ahaltsu bat, forma ezberdinak hartu ditzakeena, moldatzen dakiena, ikasten duena, beti ere “gauzak horrela dira” hori ezartzeko. Ordena biolento, hiltzaile, zapaltzaile baina ikusezin horrek amorratzen nau gehien. Gela erdian dugun elefanteak.

Gizonezkoon patriarkatuaren esperientzia feminismoen kapital politikoaren parte dela proposatzen dut ez emakumeon ikuspegia ordezkatzeko ahaleginik legitimatzeko, baizik eta gela erdian dugun elefantea ikusgarriago, bisibleago egin dezakeela uste dudalako. Gizonezkoon genero bereizkeriaren eguneroko esperientziak uste baino gehiago dira eta emakumeen esperientziaren B alde bat eskaini dezakete, gizarte ordenaren irakurketa osagarriak, patriarkatuaren helduleku gehiago eskainiz. Agian.

Esplotazio sistema honek, gizarte patriarkal honek gizonok emakumeen gainetik jartzen gaitu, eta pribilegio konkretuak eskaintzen dizkigu, baina horrek ez du esan nahi sistema horrek on egiten digunik. Mesede bai, baina onik ez. Alderantziz, estrukturalki bortxatzen, hiltzen eta lansaririk gabeko zaintza lanetara nahitaez kondenatzen ez gaituen arren, nire iritziz patriarkatuak mutilok ere mutilatzen gaitu binarismo sexual batean oinarritutako genero rolen banaketa bidegabe horrekin.

Nire genitalen konfigurazioan oinarrituta gizarte honek erakutsi dit, adibidez, harreman sexual asko izatea (eta lagunei kontatzea) ona dela, azkenetarikoa izango naizela bai amomari ipurdia garbitzen zein familiara jaio berria eskuetan hartzen, ezin dudala lasai negarrik egin (ezta, 36 urtetara iritsita, bakarrik egonda ere), ospea intimitatea baino inportanteagoa dela, edo nor-ago naizela bizitza publikoan bizitza pribatuan baino. Zenbat eta zenbat gauza, naturaltzat eman ditugunak, natural egin ditugunak, “gauzak horrela dira” amaigabe eta zentzugabe horretan.

Uste dut -uste dudalako susmoa dut- zuriak, gazteak, lanpostudunak eta heterosexualak izan arren, orduan ere, patriarkatua gure haragian sentitzen dugula gizonok, ahazten, pasatzen uzten ikasi dugun arren. Pribilegiodunak izanda ere sentitzen ditugula ordena patriarkalaren haginak gure okelan. Edo ez ditugula sentitzen, naturaltzat dauzkagulako. hor izan ditugulako hasieratik… gabezia horiek gure abiapuntuak bailiran hartzen ditugulako. Naturalki.

Eta noski, horrek ez du esan nahi emakumeak esplotatzeari uzten diogunik. Bizardun batek aspaldi utzi zuen idatzita langilerik zapalduenak ere emaztea zapal dezakeela. Esplotatzaileak gara. Zuek esplotatzen jarraitzen dugu, jarraituko dugu egunero eta orduro. Baina aldi berean esplotazio sistema horren biktima ere bagara, borrero izateak horixe bihurtzen baikaitu: borrero.

Finean esan nahi dudana zera da: gizartearen, ezagutzaren, boterearen konpartimentalizazio genitalak denok zauritzen gaituela. Gu ere zapaltzen gaitu bereizkeria sexualak. Zuek zapaltzen zaituztegunero (hau da, uneoro) zapaltzen gaitu. Eta zapalketa bikoitz (eragindako eta jasandako) horren mina ez dugu adierazten ikasi, prezisoki sistema honek perpetuatzen duen “gauzak horrela dira” horren katekesian heziak izan garelako, ordena sinboliko horretan hartu dugulako gizon forma.

Irakurri osoa

Leer más

Examinamos la relación entre masculinidad y salud mental

Publicado el 7 enero 2018 en General |

Imagen. Isabella Cotier

Por Dulcie Menzie traducido por Eva Cañada 

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

Desde que mi padre se suicidó el año pasado, he estado pensando mucho en la masculinidad y me siento personalmente agradecida por cada una de las personas que están alzando la voz y sincerándose acerca de su vulnerabilidad, desafiando nuestras claustrofóbicas nociones de género e incluso replanteándose sus tareas diarias en casa.

Afortunadamente, vivimos en una época en la que cuestionarse las anticuadas ideas sobre la masculinidad es un imperativo. Sin embargo, debemos tener cuidado para no pasar por alto mencionar que el género todavía nos tiene agarrados por el cuello.

Mi padre pasó a formar parte de lo que el British Columbia Medical Journal ha bautizado como “epidemia silenciosa” de suicidios masculinos. No se puede hacer suficiente hincapié en la importancia de este problema. CALM, una asociación benéfica dedicada a prevenir el suicidio masculino, afirma que esta es la principal causa de muerte entre los hombres de menos de 45 años.

Pero, como sucede con todas las estadísticas, estas cifras nos parecen ajenas: los números no comunican que, a menudo, estas muertes se llevan a hombres sin historial previo conocido de enfermedades mentales, dentro de familias que nunca lo vieron venir.

La muerte de mi padre me ha hecho darme cuenta de lo intratable y persuasiva que es en realidad lo que CALM denomina “la barrera cultural que impide que los hombres busquen ayuda”. Incluso en nuestra bulliciosa, abierta y expresiva familia, mi padre fue incapaz de encontrar un modo de comunicar lo que estaba sucediendo dentro de su cabeza.

Lo repentino de tantos de estos suicidios indica una parte clave del problema. Sin que nosotros nos diéramos cuenta, mi padre estaba encerrado dentro de una masculinidad que solo tiene dos opciones: ser un hombre o ser un fracaso. Este hombre debe ser “fuerte” hasta que se rompe, un reino donde la violencia o el suicidio se vuelven posibles. Necesitamos una masculinidad que sea flexible, resiliente, porosa… Incluso permeable.

Quiero formular una pregunta, que espero que pueda ayudar a que empecemos a avanzar hacia este tipo de mentalidad evitando caer en la trampa de autofelicitarnos por nuestro progresista enfoque del género. Mediante la exposición I’M FINE, comisariada por Max Hayter y Sophia Compton, hemos preguntado a 50 artistas qué aspecto tendría una masculinidad que animara de forma activa a los hombres a mostrar su vulnerabilidad.

Merece la pena, por un momento, ahondar en la historia personal de mi padre. Mi abuela paterna falleció de cáncer cuando él tenía 16 años. Sus desolado padre se suicidó unos años más tarde, otro nombre que añadir a la larga lista de hombres cuyas vidas han terminado de este modo.

A mi padre jamás se le animó a que profundizara en las complejas emociones ―pérdida, rechazo, ira― que poblaban su corazón. Ni siquiera conmigo, años más tarde, fue capaz de hablar abiertamente sobre la muerte de su padre como un suicidio: el tema siempre se resumía con la frase “el abuelo murió porque tenía el corazón roto”.

Esto me ha hecho ser íntimamente consciente del poder de las palabras. Puede que suene trivial, o incluso algo pedante, pero los términos individuales que utilizo para hablar sobre la muerte de mi padre son importantes.

Me han brindado la oportunidad de aceptar y en cierto modo tomar posesión de su pérdida: elijo qué elementos deseo registrar. He llegado a estar en desacuerdo con la idea de que mi padre “cometió” algo (un crimen, que es lo que implica la palabra) o que activamente “se quitó” la vida.

La primera vez que alguien siente un impulso suicida es la peor: si pueden superar eso, pueden recurrir a la certeza de su supervivencia cada vez que aparece un episodio. Así que he decidido no ver la muerte de mi padre como el inevitable final de su historia, porque las circunstancias podrían haber tomado un rumbo diferente aquel día.

leer completa

Leer más

¿QUÉ NIÑOS, QUÉ HOMBRES, QUÉ JUEGOS, QUÉ JUGUETES?

Publicado el 4 enero 2018 en General, Los hombres ante la igualdad |

Redacción de Hombres Igualitarios | 20 Dic, 2017

SEXISMO EN LA ELECCIÓN DE JUGUETES

Afortunadamente, se extiende socialmente la inquietud, o al menos surge la pregunta, a la hora de elegir el juguete, de si estamos constriñendo la libertad de desarrollo personal por elegir el juguete según el sexo al que se supone que tradicionalmente ha sido adjudicado. Otra cosa es la decisión que finalmente tomemos, pero al menos nos cuestionamos cada vez más el supuesto orden de normalidad y naturalidad del asunto. Se reduce progresivamente el número de personas que dividen los juguetes por sexo (de niño o de niña), o al menos que lo dicen abiertamente y en público: “este juguete es de niñas y este juguete es de niños”. Sin embargo, en realidad, la elección final del juguete sigue siendo mayoritariamente sexista por múltiples razones: la publicidad, las creencias personales sobre el género y la falsa creencia que induce al miedo a la homosexualidad.

Cuando reflexionamos sobre estos temas hablamos de publicidad sexista o de actitudes personales sexistas, pero no de juguetes sexistas. Los juguetes nunca fueron en sí mismos sexistas. Lo sexista es su elección y su uso en función de la atribución a uno u otro sexo y, por lo tanto, los juguetes serán más o menos educativos, más o menos tecnológicos, más o menos violentos, más o menos divertidos, pero no más o menos sexistas. Los hacemos sexistas cuando los elegimos y fomentamos su uso en función de nuestras expectativas de adultos, de las intenciones de negocio de las compañías de juguetes y de las estrategias de publicidad.

El videojuego sí puede ser en sí mismo sexista, pero el videojuego no es un juguete, sino un juego. No es un juguete porque no cumple con la condición de poder ser usado de manera diversa en función del deseo de quien juega, de la imaginación o de la necesidad. El videojuego se utiliza para lo que se ha diseñado y el/la jugador/a muestra fundamentalmente sus habilidades pero no su imaginación. Y sin duda la mayoría de videojuegos son extremadamente sexistas por el rol de mujer que, aunque es activa, atrevida e incluso violenta en la mayoría de casos, es además hipersexualizada. Los personajes masculinos rara vez aparecen en roles de cuidado, amistad o afecto, sino en acciones violentas y practicando deportes tradicionalmente masculinos. Además su presencia es mayor que la de los personajes femeninos.

LA PUBLICIDAD

La manera en que la publicidad muestra los juguetes asociados a uno u otro sexo tiene sin duda una poderosa influencia, tanto en las personas adultas que compran como en las niñas y los niños que piden. Todos los estudios que analizan la publicidad del juguete desde la perspectiva de género siguen indicando sesgos sexistas evidentes y masivos. El realizado por EMAKUNDE (Instituto Vasco de la Mujer del Gobierno Vasco) en 2004 señalaba diferencias de presentación de los juguetes en función del sexo en multitud de indicadores tales como los colores, la acción de los personajes, el lugar y presencia preponderante de los personajes, el lenguaje, la escenografía, etc. Un estudio más reciente es el TFG realizado en 2014 por Miriam Santos Gracia de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Es cierto que en la publicidad van desapareciendo los sesgos más evidentes (como, por ejemplo, la separación de colores y de páginas por sexos en los catálogos), pero a nada que se profundice, aparecen otros factores sexistas inicialmente no tan fácilmente perceptibles y conscientes pero sí condicionantes. Pero es que, además de la diferenciación sexual bipolarizada en horizontal, es necesario desvelar la diferenciación en vertical, es decir la jerárquica y de valoración. La supuesta inversión o intercambio de roles de manera simétrica no es tal. Se observa cómo aparecen más niñas con juguetes y acciones (juegos) tradicionalmente masculinos (coches, balones, juegos tecnológicos) que niños con juguetes y juegos tradicionalmente femeninos (muñecas, maquillaje, vestuario). Esto no es más que la extensión de lo que ocurre en otros ámbitos de la vida como la educación, el deporte, la elección de profesiones, etc.

Otro ejemplo que pone luz en esto es la creciente valoración de la cocina y la consiguiente traslación a la publicidad de cocinas entre niñas y niños de forma más indiferenciada. Es decir, nos incorporamos los varones (niños o adultos), e incluso nos apropiamos de aquello que tiene reconocimiento social.

Emakunde publicó en 2009 una completa guía para familias y también el Instituto Andaluz de la Mujer publicó en 2013 otra interesante guía.

OBSTÁCULOS PARA EL CAMBIO

Las creencias personales de asignación de roles en función del sexo porque es lo “natural”, lo “normal” o lo “conveniente” para el buen orden social, son otro poderoso obstáculo para el cambio. No cumplir con la asignación de juguetes -y los consiguientes roles asociados- en función del sexo supone subvertir el orden de las cosas tal y como han venido siendo y por lo tanto una exposición a la desorientación e incomodidad, en el mejor de los casos, y un riesgo para la pérdida de privilegios masculinos. Esto que denominamos resistencia a la desorientación o incertidumbre se observa en los estudios empíricos en los que se ofrece a personas adultas interactuar con niños y niñas de menos de 2 años. Si no se les indica el sexo ni se ofrecen rasgos diferenciadores (como el color de ropa o pendientes) las personas adultas expresan sentirse incómodas por “no saber cómo interactuar con una criatura de la que desconocen el sexo”. La tolerancia a la incertidumbre y a la indiferenciación sexual facilita la superación de estereotipos y prejuicios y hace la elección del juguete más libre del cliché del sexo de nacimiento.

Leer completa.

Leer más