Gizonduz

Logotipo institucional euskadi.net
Menú de Navegación

El movimiento de hombres por la igualdad. Mirada ecofeminista

Publicado el 11 Abril 2017 en General, Grupos de hombres, Los hombres ante la igualdad |

HOMBRES IGUALITARIOS  Revista Digital de AHIGE

Alicia H. Puleo

El movimiento de hombres igualitarios es una necesaria y bienvenida reacción a las injusticias sexistas. Pero no es sólo eso. Desde mi perspectiva ecofeminista, creo que puede realizar una inestimable contribución a la lucha contra estereotipos de virilidad y modelos androcéntricos relacionados con actitudes destructivas hacia la naturaleza.

Antes de entrar en esta cuestión, me gustaría hacer una breve referencia, en primer lugar, a lo que veo como algunos de los riesgos inherentes al movimiento y, en segundo lugar, a lo que considero como uno de sus aspectos más prometedores. Le acechará siempre el peligro de sucumbir a ciertas inercias patriarcales: desplazar a las mujeres de los espacios propios conquistados con gran esfuerzo; invisibilizar las raíces feministas en los estudios teóricos; y seguir obedeciendo la norma patriarcal que dicta (como observaba ese sociólogo pionero que fue Josep Vicent Marqués) que “ser varón es ser importante”. A este último respecto, un buen test de feminismo real es examinar, por ejemplo, en una conversación, si el hombre que se declara feminista sabe callar, escuchar y aprender (en una palabra, dialogar verdaderamente) como lo hace, por lo general, una mujer. Es decir, no estar concentrado, mientras la otra persona habla, en pensar qué va a decir para impactar. Esta sencilla observación podría ser un buen auto-test para evaluar el grado de internalización de los ideales de igualdad conseguido por cada miembro gracias a la pertenencia a este movimiento.

Entre los numerosos e incuestionables aspectos positivos del movimiento de hombres por la igualdad figura el apoyo que brinda a las demandas feministas, un apoyo que puede facilitar mucho el cambio social. Con esta acción de honestidad y justicia, se une a lo que he llamado, hace tiempo, “la genealogía de hombres por la igualdad”.

Sin embargo, posee algo aún más inédito. A mi juicio, su enorme riqueza y originalidad reside en la realización de un examen crítico y constructivo de la identidad masculina desde dentro. Y ahí es donde veo la conexión con los objetivos del ecofeminismo en una época caracterizada por el cambio climático antropogénico patente y acelerado, la desertización, la pérdida de la biodiversidad, la contaminación ambiental… La profunda irracionalidad de la devastación medioambiental tiene causas tanto económicas como ideológicas. La globalización neoliberal revela la desmesura de un sistema económico que requiere crecer sin cesar para mantenerse. Toda consideración social o ecológica que implique alguna limitación del lucro es desestimada en nombre de la eficacia y la libertad. La publicidad se encarga de crear el tipo de individuos más convenientes para la aceleración del círculo de la producción y el consumo sirviéndose, a menudo, de estereotipos de género. La búsqueda del lucro como único objetivo propio de esta dinámica económica es una configuración moderna de los antiguos sesgos culturales del androcentrismo y del antropocentrismo extremo.

Androcentrismo es un concepto clave para la comprensión de la ideología patriarcal del dominio. El sesgo androcéntrico de la cultura proviene de la bipolarización histórica extrema de los papeles sociales de mujeres y hombres. En la organización patriarcal, la dureza y carencia de empatía del guerrero y del cazador se convirtieron en lo más valorado, mientras que las actitudes de afecto y compasión relacionadas con las tareas cotidianas del cuidado de la vida fueron asignadas exclusivamente a las mujeres y fuertemente devaluadas. En el mundo moderno capitalista, el antiguo deseo de poder patriarcal toma la forma de la búsqueda insaciable de dinero y el omnipresente discurso de la competitividad. Por esta razón, la crítica a los estereotipos masculinos y la propuesta de modelos alternativos son muy importantes para alcanzar una cultura ecológica y no violenta. Es hora de reconocer como valiosas las capacidades y actitudes de la empatía y del cuidado atento, enseñarlas desde la infancia a todos los seres humanos y aplicarlas no sólo a los individuos de nuestra especie, sino también a los ecosistemas y a los animales, hoy esclavizados y exterminados a una escala sin precedentes. En la causa de los animales subyace una ineludible redefinición de la masculinidad. Los varones que defienden a los animales no humanos son disidentes de lo que llamo orden patriarcal especista. Lo son, consciente o inconscientemente, al menos en ese aspecto.

Poder analizar la identidad de género desde la mediación del pensamiento crítico y del grupo de pares es una extraordinaria capacidad que augura excelentes resultados. En este momento histórico, el movimiento de hombres por la igualdad tiene mucho que aportar para que seamos iguales en un mundo sostenible.

Leer más

El papel de los hombres en la lucha por la igualdad. Reflexión dirigida a otros hombres.

Publicado el 18 Marzo 2017 en Grupos de hombres, Los hombres ante la igualdad |

Lentoperoviene.org

A medida que el movimiento de hombres por la igualdad va extendiendose, va acentuándose el debate, en el seno del movimiento feminista y del propio movimiento de hombres, sobre cuál es el papel que hemos de adoptar los hombres que nos incorporamos, a estas alturas de la historia, a una lucha identificada, diagnosticada, propuesta y articulada por las mujeres desde hace siglos: la lucha por la igualdad, la lucha por la superación del patriarcado por una sociedad igualitaria.

Para la participación en cualquier movimiento político es necesario comprender la idiosincrasia y la historia propia de éste. Sólo de esta forma se podrán comprender las claves para contribuir a una mejor organización y potenciación de los objetivos propuestos. El campo político de la lucha contra el patriarcado, el feminismo, es un campo singular, diferente del resto de campos políticos. Es un campo que cuenta con un acervo ideológico muy extenso, unas prácticas políticas muy diversas y unas metodologías propias, y es singular por una particularidad que lo diferencia del resto: ha sido concebido, desarrollado y aplicado exclusivamente por mujeres a lo largo de a historia.

Comprender las claves que existen en relación a la participación de los hombres en la lucha contra el patriarcado, en los movimientos feministas, nos ayudará a quienes nos acercamos desde esta identidad, a contribuir a la consecución de su objetivo.

Si eres hombre y tienes la voluntad de erradicar las violencias machistas, de que deje de existir la brecha salarial, de que las mujeres puedan ir por la calle de noche sin amenazas de ningún tipo, de que no exista discriminación ninguna por razón de sexo u orientación sexual, o si quieres vivir de forma plena la paternidad, expresar tus sentimientos en público sin pudor, vivir sin exigencias culturales de cómo te tienes que comportar por el hecho de haber nacido hombre, tu espacio de participación es el movimiento feminista, es decir la deconstrucción del patriarcado neoliberal y la lucha por una sociedad nueva, igualitaria, justa y solidaria.

Pero, ¿cuál es nuestro papel? ¿Qué lugar hemos de ocupar los hombres en esta lucha?

Se ha escrito y dicho bastante sobre esta cuestión. Incluso existen citas que resumen posicionamientos ampliamente compartidos, como por ejemplo la de Kelley Temple, en la que afirma que

“Los hombres que deseen ser feministas no necesitan un lugar definido dentro del feminismo. Ellos deben tomar el espacio que tienen dentro de la sociedad y hacerlo feminista”.

Ante la pregunta ¿Tenemos los hombres un papel propio que desempeñar en la lucha por la igualdad? Mi respuesta es sí. Pero, ¿cuál? No todas las formas de acercarse al feminismo o al objetivo de la Igualdad son válidas, y efectivamente, algunas incluso son contraproducentes.

Contrastando estas cuestiones con compañeras y amigas que están activas en los feminismos me he encontrado con tres grandes posicionamientos frente a este “nuevo” (en términos históricos) movimiento.

– Quienes coinciden en el hecho de que “por fin” los hombres hayamos entrado en un campo de lucha que determina y configura el conjunto de la sociedad, en términos de opresión y feminicidio.

– Quienes no coinciden con el hecho de que el hombre “entre a participar, con un papel propio, en uno de los campos exclusivos y forjados por la mujer”.

– Quienes, incluso, identifican en él una estrategia de legitimación y perpetuación del propio Patriarcado.

Por otra parte, la posición de la gran mayoría de hombres de nuestra sociedad ante la exigencia de igualdad por parte del movimiento feminista se puede englobar en cuatro grandes posicionamientos,

– Quienes se oponen a esa exigencia perpetuando y profundizando la desigualdad existente,

– Quienes asumen la idea de la Igualdad como un elemento deseable, aunque ajeno a ellos,

– Quienes asumen la idea de la Igualdad y creen contribuir a su desarrollo sin haber comprendido del todo que supone, y

– Quienes asumen su responsabilidad, en tanto que hombres, poniendo el foco en ellos mismos (en la deconstrucción y reconstrucción de su masculinidad) y en la acción política colectiva necesaria a realizar para alcanzar la igualdad

Leer completa

Leer más

EL MOVIMIENTO DE HOMBRES POR LA IGUALDAD, EN LA ENCRUCIJADA.

Publicado el 15 Diciembre 2016 en Grupos de hombres |

Editorial de noviembre de 2016. revista hombres igualitarios AHIGE

pasado 21 de octubre tuvo lugar en Sevilla una de las manifestaciones de hombres contra las violencias machistas más importantes de los últimos años. Se conmemoraba el décimo aniversario del primer acto de este tipo, que tuvo lugar también en Sevilla y que marcó un ciclo nuevo de consolidación de nuestro movimiento. Hay que recordar que AHIGE ha venido convocando ese día, el 21 de octubre, ruedas de hombres contra las violencias hacia las mujeres, cada año desde 2007. Recordemos, también, que desde la aprobación de la agenda común de los hombres por la igualdad el 2011 el 21 de octubre es una fecha dedicada a la visibilización de los hombres contra las violencias machistas. Este año las ruedas de hombres, convocadas en su mayor parte por AHIGE, han rozado la treintena en todo el territorio.

Inclusive los hombres de Italia, gracias a los compañeros de “Maschile Plurale”, se han unido a la efeméride, con una campaña paralela esos mismos días, titulada “Prima della violenza” (“Antes de la violencia”). De América latina nos llegan las voces de los colectivos de varones antipatriarcales, que hace poco se manifestaron en Argentina y Uruguay, reuniendo hombres de todo el continente.

La gran manifestación de Sevilla (en cuya preparación los compañeros del Foro de Hombres por la Igualdad –con nuestra colaboración- han sabido ganarse la complicidad de muchos colectivos de la ciudad), así como las ruedas de hombres de estos años, pudiera dar la falsa impresión de que nuestro movimiento es ya masivo y está llegando a su madurez. Creemos que no es así y que nos queda aún mucho recorrido.

Es cierto que desde la Academia (ya antes, pero sobre todo a raíz del Congreso Iberoamericano de Masculinidades y Equidad, del 2011 en Barcelona) cada vez se dedica más atención a los estudios sobre masculinidades, las identidades, las violencias, etc. Son cada vez más numerosos los Seminarios, Jornadas, Simposia, etc sobre este tema. 

Por otro lado, cada vez son mayores los proyectos, programas, talleres dedicados tanto al trabajo con padres como con adolescentes. Se han desarrollado estos últimos años desde plataformas de todo tipo. También nuestra asociación ha contribuido a ello desde su inicio, con proyectos como “IgualES” o la red XAJI, entre otros.

Sin embargo, esta multiplicación de iniciativas (que aún son muy insuficientes ante las tareas que tenemos por delante) no se corresponde con un desarrollo orgánico del movimiento de hombres. Este, aunque está extendido por todo el territorio, está estancado. Su base tradicional, los grupos de reflexión de hombres, se encuentra en retroceso. Y para AHIGE, nacida de un grupo de hombres en Málaga y que siempre hemos dado mucha importancia al trabajo personal que se da en estos grupos, este dato es muy preocupante.

Es cierto que puntualmente aparecen grupos de chicos jóvenes que comparten las ideas feministas y que se movilizan en un momento determinado, pero sin continuidad orgánica. Nos hace falta un relevo generacional en nuestro movimiento. El mundo cambia y los jóvenes sufren en su propia carne también los estragos del patriarcado neoliberal que es nuestro sistema dominante hoy. Y tienen sus propias formas de resistencia y de creación de alternativas. Tenemos que escucharlos y abrir una conversación con ellos sobre el futuro de nuestro movimiento. Por otro lado, son cada vez más las voces que nos advierten del resurgimiento de viejas actitudes machistas entre los chicos, seguramente por una falta de referentes que no encuentran entre los escasos hombres adultos comprometidos con la equidad de género. Necesitamos construir con los más jóvenes nuevos lenguajes, nuevos medios para que las nuevas generaciones avancen hacia la justicia de género.

Nosotros vemos todo esto como una crisis del patriarcado (que a lo mejor también es simultánea con su reforzamiento), que se manifiesta como una crisis de la masculinidad tradicional, que hace aguas por todos lados, pero que también se resiste a desaparecer. No es casual la floración de movimientos neomachistas y nostálgicos, muchas veces con un cariz muy agresivo.

En medio de todo ello, nosotros queremos hacer emerger un deseo de libertad masculina, de una libertad que se base en la igualdad, en la justicia, no sólo en el respeto sino en el aprecio de la diversidad, en el amor. En este camino, aún incipiente, necesitamos manos, corazones, vida. La tarea es ingente, estamos en el inicio y nos falta gente y voluntades. Por eso se impone la reflexión. ¿Cómo lo hacemos? ¿Por dónde empezamos?

leer completa.

Leer más

V ENCUENTRO LATINOAMERICANO DE VARONES ANTIPATRIARCALES.

Publicado el 6 Octubre 2016 en General, Grupos de hombres, Los hombres ante la igualdad |

Jhonny Reyes Peñalva. Ahige revista hombres igualitarios.

El fin de semana del 13, 14 y 15 de agosto tuvo lugar en Argentina, más propiamente en la ciudad de Córdoba, el “V Encuentro Latinoamericano de Varones Antipatriarcales”. Un encuentro que venía abarcando solo a los colectivos y organizaciones de varones de Argentina y algunos otros países, pero que en este caso fue el primero con carácter propiamente latinoamericano, incluyendo además organizaciones políticas de la izquierda independiente argentina. Esta intentará ser una crónica desde mi experiencia personal, pero también como integrante del “Colectivo de Varones Traidores de Papá”, al cual pertenezco y dentro del cual buscamos consolidar prácticas que se alejen del machismo, el lesbohomobitransodio[1] evitando que nos victimicemos como, dentro de una clave profeminista y con un horizonte antipatriarcal.

Algo de historia en relación a los encuentros de varones
Estos encuentros se vienen sucediendo desde 2012, de parte de varones, organizados e independientes, de diversas orientaciones sexuales, por lo general con cercanía a “las izquierdas” y de diversas creencias espirituales (aunque son claras las posiciones anticlericales), hasta ahora en Argentina. A nivel general, hay ciertas características que permiten hablar de varones que buscan cuestionar la heteronorma[2], que participan en organizaciones de base, dentro de ciertas prácticas de lo que se denomina la izquierda independiente en Abya Yala, y tienen la autonomía / independencia de las instituciones del Estado como una de sus características más destacadas.

Dentro de esta amalgama de varones hay cuestiones en común que son las que trazan un camino cuyo recorrido busca ser común:

  • la mayoría de estos varones reconocen al movimiento feminista como una de las influencias importantes de sus vidas,
  • se oponen a la intervención de la iglesia en el Estado,
  • defienden fuertemente el aborto y
  • cuestionan al clásico macho heterosexual de toda la vida, viviendo de forma disidente al modelo del macho, en diferentes matices, pero que pueden ir desde el uso de la conocida falda, maquillaje en ojos y labios, pendientes, a ropa que pone en juego todos los prejuicios heteronormativos para habitar las calles desde lo que algunos llaman “desobediencia marica”.

 


La mayoría de estos varones reconocen al movimiento feminista como una de las influencias importantes de sus vidas; se oponen a la intervención de la iglesia en el Estado; defienden fuertemente el aborto y cuestionan al clásico macho heterosexual de toda la vida, viviendo de forma disidente al modelo del macho.


También encontramos varones de organizaciones de izquierda que no participan de la democracia formal que buscan de manera prefigurativa[3] anticipar la sociedad anhelada desde sus prácticas, que podríamos reconocer en algunas organizaciones libertarias, por ejemplo.

Los hay que hablan desde las masculinidades desarrollando una postura más académica, o quienes hablan desde un lenguaje más callejero, con la urgencia de los territorios y de poner el cuerpo directamente en un sistema que moldea machos bajo la amenaza de anularte o dañarte.

Están quienes trabajan en violencia y quienes viven esa violencia. Nos encontramos a gente que hace del arte su activismo y parten de su trabajo en las áreas de educación, salud o trabajo una herramienta para la transformación social.

Mi experiencia como integrante del Colectivo de Varones Traidores de Papá

Quiero hablar brevemente de “Traidores de Papá”. Somos un grupo de personas que nos identificamos como varones (por el momento) y que desde principios del 2014 nos venimos juntando de forma casi semanal (salvo algunas razones de fuerza mayor o los descansos de nuestros trabajos). Comenzamos a hacerlo con la idea de trabajar nuestros machismos, de ser menos jodidos y más humanos, con el convencimiento que no lo hacemos porque seamos unos tipos “cool”, sino porque nos reconocemos ejerciendo privilegios de vivirnos como varones en este capitalismo patriarcal. Entendemos que para lograr el mundo que queremos, es urgente asumir las interpelaciones que nos realizan los feminismos, intentando ir por caminos que vayan en un mismo sentido que el movimiento feminista, pero sobre todo poniendo nuestro énfasis en hablar, dialogar y confrontar con otros varones, antes que buscar un lugar de protagonismo o reconocimiento, dinero, e incluso sexo.

Comenzamos a reunirnos en instancias a las que llamamos “cómo estamos”, porque tenían esa lógica. Se trataba de hablar de nuestros miedos, esperanzas, retrocesos, cambios en relación a nuestros comportamientos, palabras y vivencias patriarcales. Intentamos desconectarnos del sistema de las formas que podamos encontrar y, a partir de lo que construimos, contagiar en otros varones la desobediencia a la ideología del machismo, que despedaza, explota, viola, mutila, mata mujeres cada día. Reflexionamos que la gran mayoría de quienes matamos, explotamos, violamos, mutilamos somos varones (no nos contamos por fuera nosotros, no podríamos). Incluso entre varones, somos los varones los grandes devastadores del mundo.

Como decía, comenzamos con esas reuniones “cómo estamos”. Luego pasamos a tener otro tipo de reuniones, las reuniones “políticoafectivas”, en las que hablábamos de temas más “abstractos”, relacionados no tanto con nuestra experiencia íntima sino con los temas que nos preocupa trabajar y hacer algo de cara a lo público: varones en el feminismo, cómo confrontar a varones en la vida cotidiana, qué posición tomar en relación a determinados temas, qué prácticas liberadoras nos vamos dando que nos alejen de las clásicas actitudes patriarcales. Intentamos hacerlo sin competir, sin juzgarnos, pero tampoco siendo condescendientes con nosotros. En otras palabras, nos apoyamos para cambiar.

Leer completa

Leer más

Hombres, ¿qué pasa con nuestra sexualidad?

Publicado el 4 Octubre 2016 en General, Grupos de hombres, Los hombres ante la igualdad |

Editorial revista Ahige. Hombres igualitarios.

El tema de la sexualidad es esa especie de culebrón de verano que todos los años surge cuando la temperatura aumenta y  los medios no tienen noticias para hablar de política y economía que es lo que de verdad les apasiona. Sin embargo, también es cierto que los hombres igualitarios solemos estar preocupados por nuestra sexualidad y, sin tener en cuenta la época del año en que nos encontramos, solemos lanzar el mensaje: ¿Por qué no hablamos de la sexualidad masculina?  Pero, a la vista de los resultados,  no parece  que se profundice demasiado en el asunto,  bien por miedo a lo que nos vamos a encontrar,  bien porque, en el fondo, preferimos no cuestionarnos nuestro comportamiento sexual.  Y el caso es que, si echamos una mirada a la sexualidad masculina y sus consecuencias,  no podemos por menos que estremecernos:

  • Siete de Julio, San Fermín: En Pamplona, las fiestas finalizan con un saldo de cuatro violaciones y un número indeterminado de abusos sexuales
  • Las violaciones, malos tratos y asesinatos de mujeres siguen siendo el pan nuestro de cada día para millones de mujeres en todo el mundo. Hay países como México y Brasil, donde la violencia de género forma parte de la “marca país” (por ejemplo, Ciudad Juárez). Desgraciadamente, aún hoy, los abusos sexuales a mujeres y a menores son armas de guerra en cualquier conflicto armado
  • La trata de mujeres y niñas sigue siendo el negocio ilegal más lucrativo del mundo, junto al tráfico de armas y el narcotráfico, tal como denuncian organizaciones como Save the Children. La prostitución en su 95 por ciento, sigue siendo la consecuencia de esta trata. Los gobiernos prefieren volver la vista y tolerar la existencia de miles de burdeles en ciudades y carreteras de nuestro país.
  • La mayor parte de los medios de comunicación asumen la existencia en sus programaciones de nichos de publicidad prostituyente o de pornografía que les permite engordar sus cuentas corrientes, aunque luego sus líneas editoriales rezumen moralina y puritanismo.

Y todos estos fenómenos sociales se sostienen y rentabilizan gracias a la demanda insaciable de una sexualidad masculina que sigue justificándose en la biología (“no se puede ir contra la naturaleza, tengo que satisfacer mis necesidades, su represión es perjudicial”) cuando, en realidad,  lo que hay debajo es la socialización milenaria que ha elevado el pene a la categoría de falo dominador y depredador y colocado a las mujeres en el papel de objetos receptoras de semen sin opción a la rebeldía o la reclamación porque el castigo es la violencia hasta la muerte si fuera preciso.

Los hombres, todos y cada uno, tenemos que preguntarnos qué le pasa a nuestra sexualidad,  por qué es tan compulsiva, tan irracional, tan obsesiva.  Por qué no podemos reflexionar sobre ella con calma y conocimiento,  para ver hasta qué punto nos perjudica y hasta qué punto podemos mejorarla, humanizarla, “civilizarla”, como han hecho las mujeres con su sexualidad. Hay autores que han lanzado ideas y reflexiones muy interesantes, como José Antonio Marina, cuando dice que “una relación sexual debería ser lo más parecido a una conversación entre amigos”  y no el combate de boxeos o de sumo que nos presenta el cine o la televisión.  Anthony Giddens apunta que el futuro de la sexualidad humana es el reconocimiento de su  “plasticidad”, es decir, de su variedad benigna y respetable.


Los hombres, todos y cada uno, tenemos que preguntarnos qué le pasa a nuestra sexualidad,  por qué es tan compulsiva, tan irracional, tan obsesiva.


¿Pueden los hombres feministas  seguir manteniendo un comportamiento sexual compulsivo e irracional  que es contradictorio  con  el respeto y el trato igualitario debido a las mujeres? ¿No deberíamos  iniciar un proceso personal de cambio que consiga, en primer lugar,  que nuestro pene deje de tener ese valor simbólico machista de falo? ¿Se puede ligar desde la igualdad? ¿Se puede obtener placer sin tener que cosificar a la pareja?


¿No deberíamos  iniciar un proceso personal de cambio que consiga, en primer lugar,  que nuestro pene deje de tener ese valor simbólico machista de falo? ¿Se puede ligar desde la igualdad? ¿Se puede obtener placer sin tener que cosificar a la pareja?


Estas y muchas más preguntas debemos hacernos los hombres para cambiar nuestro comportamiento sexual y erradicar las terribles consecuencias  que actualmente generamos.  Las violaciones, los malos tratos, los asesinatos, la trata de mujeres, etc.,  son productos de una sexualidad primitiva y poco evolucionada que necesita ser educada desde la más tierna infancia.  La coeducación en la igualdad incluye también y necesariamente, educación sexual y afectiva.

En este número de nuestra revista “Hombres Igualitarios”,  hemos decidido plantearnos el tema: Artículos como los orígenes de la Pulsión Copulatoria, premisas axiomáticas para entender la sexualidad en personas con diversidad funcional (que nos pueden ayudar a construir una sexualidad más allá de lo genital), entrevista a Antonio Centeno,  promotor del “Asistente sexual” para personas con diversidad funcional o a Miguel Angel Cueto, miembro de la Junta Directiva de la Federación Española de Sociedades de Sexología, que nos ofrece una mirada más profesional y bibliografía que aumentan los conocimientos sobre el tema,  pueden servirnos de herramientas para nuestra propia reflexión hacia el cambio.

Revista Nº 94 

Leer más

21 Octubre 2016: Décimo Aniversario hombres contra la violencia machista.

Publicado el 28 Septiembre 2016 en General, Grupos de hombres, Los hombres ante la igualdad, Violencia machista |

Foro de Hombres por la Igualdad Sevilla

Siguiendo el llamamiento del Premio Nobel José Saramago, el Foro de hombres por la Igualdad convocó el 21 de octubre de 2006 una Manifestación de hombres contra la violencia machista que recorrió las calles de Sevilla. La iniciativa sirvió para visibilizar la creciente implicación en la lucha contra las violencias machistas de los hombres que estamos por la Igualdad. Fue la primera manifestación de este tipo de la que tenemos constancia y tuvo un gran impacto social y mediático. En 2011, el Congreso Iberoamericano de Masculinidades y Equidadcelebrado en Barcelona acordó la Agenda Común de los Hombres por la Igualdad; en esta Agenda se reconoce el 21 de octubre como fecha para convocar a los hombres de todo el Estado español contra estas violencias y movilizarlos para que participen en los actos del 25 de Noviembre, Día Internacional de la Erradicación de la Violencia Contra las Mujeres.

banner_sevilla_octubre_2016

Ahora se están sentando las bases de la sociedad de los próximos años. En 2015, la marcha del 7N contra las violencias machistas visibilizó a los feminismos como sujeto colectivo autónomo capaz de marcar la agenda política y electoral del Estado, y la presencia de hombres en estas movilizaciones es ya más que notable. Pero sigue habiendo demasiados sectores sociales, especialmente hombres, que cuestionan las denuncias contra las violencias machistas resistiéndose a ver los privilegios y las causas estructurales que las producen. Por eso seguimos necesitando una gran manifestación de hombres que, como proponía Saramago, denuncie que el Machismo es Violencia.

Con este objetivo volvemos a convocar una Manifestación de hombres contra las violencias machistas para el próximo viernes 21 de octubre en Sevilla. La Manifestación se enmarca en un programa más amplio que incluye unas Jornadas sobre “Hombres y violencias machistas” en la Universidad de Sevilla (con la colaboración de la Unidad para la Igualdad de la US) el jueves 20 de octubre, y un Encuentro sobre “El papel de los hombres por la igualdad en los Feminismos” el sábado 22 de octubre.

Esperamos contar en la Manifestación con todos los hombres y las mujeres que se animen a participar y pedimos a todas las entidades, grupos, colectivos y personas comprometidas con la Igualdad que se unan a nosotros, divulguen estos actos y nos ayuden a garantizar el éxito de la convocatoria.

#HombresPorLaIgualdad
@fhxi
forohombresigualdad@gmail.com

Leer más