Gizonduz

Logotipo institucional euskadi.net
Menú de Navegación

Gestos cotidianos para prevenir las agresiones

Publicado el 24 julio 2015 en Iniciativas institucionales, Violencia contra las mujeres, Violencia machista |

Artículo de opinión de Izaskun Landaida Larizgoitia, Directora de Emakunde/Instituto Vasco de la Mujer

La inmensa mayoría de esta sociedad vivimos cada noticia de agresión sexual como un fracaso, y lo vivimos así porque reconocemos que efectivamente nos encontramos ante la vulneración de un derecho humano fundamental como es el del derecho a una vida libre de discriminación y de violencia. Lo vivimos como un fracaso, además, porque somos conscientes de que esa agresión sexual es consecuencia de algo más que de una reprobable decisión personal de un agresor, que esa agresión se produce en un contexto social concreto del que en mayor o menor medida todas las personas que integramos esta sociedad somos responsables.

Las agresiones se producen en una sociedad que en muchos casos sigue cosificando a las mujeres y valorándolas como objetos sexuales (no hay más que abrir una revista, ver algunos programas de televisión o algunos anuncios para ratificar que esto es así); una sociedad en la que existe una relación jerárquica de poder que dominan los hombres y que dificulta a menudo poner límites a ciertas actitudes que invaden la intimidad o la dignidad de las mujeres; una sociedad que a pesar de manifestarse mayoritariamente contra las agresiones, sigue permitiendo y aceptando actitudes sexistas que generan un peligroso caldo de cultivo. Vivimos en una sociedad que se manifiesta contra las agresiones pero que en muchos casos vive ciega ante ese peligroso caldo de cultivo en el que se reproducen.

Es totalmente necesario que las personas que conformamos esta sociedad renovemos o, en algunos casos, pongamos en práctica por primera vez una serie de acciones-compromiso para crear espacios en los que las agresiones y la violencia contra las mujeres no encuentren espacio en los que reproducirse.  Los pasos pueden empezar por algo tan sencillo como decidir no reír “las gracias” de quienes hacen comentarios que denigran a las mujeres y rechazar este tipo actitudes públicamente; actuar ante cualquier comportamiento intimidatorio o vejatorio hacia las mujeres, aunque se disfrace de broma o de comentario jovial;  evitar trasladar a las generaciones más jóvenes modelos de comportamiento sexistas y en su lugar utilizar los contextos familiares para cultivar el respeto hacia todas las personas;  comprometernos en no trasladar la imagen de las mujeres como meros objetos sexuales, actuando cada persona en su ámbito, bien como responsable de una empresa que se anuncia, como agencia de publicidad o medio de comunicación, o como persona individual que envía mensajes de WhatsApp a su grupo de amistades; interiorizar que nada, absolutamente nada, justifica una agresión y que cuando una mujer dice no, es no, sin importar el momento en el que ocurra; redoblar nuestro compromiso en las fiestas y en los espacios de ocio, entender y hacer entender que no se trata de un paréntesis en el que todo está permitido, y que el límite está siempre en el respeto a las demás personas…

La suma de muchas voluntades y de muchas actitudes es la clave para transformar una sociedad.

 En fiestas, a menudo se producen las discriminaciones que se dan en la vida, pero en muchos casos de una manera más visible y extrema. Los entornos festivos aportan un plus de permisividad a algunas actitudes no respetuosas hacia las mujeres y esto provoca que éstas sientan limitada su libertad para disfrutar de  la fiesta. No podemos permitirlo y debemos hacer lo posible para construir unas fiestas en las que las relaciones sean igualitarias y consentidas por ambas partes, en las que las mujeres, todas las personas, tengan el mismo derecho a disfrutar de la fiesta y sus espacios sin que su seguridad ni sus derechos sean violados. Unas fiestas libres de agresiones, pero también de actitudes que las inciten.

Animo, por tanto, a todas las personas, (mayores, jóvenes…),  a que muestren en fiestas y en los entornos de ocio una actitud proactiva contra actitudes machistas que ataquen los derechos de las mujeres. Debemos crear espacios de ocio saludables, constructivos y no destructivos, respetuosos con una y uno mismo y con las personas del entorno.   Espacios que nos aporten algo para crecer como personas.

Las transformaciones requieren un esfuerzo permanente en el tiempo y a pesar de que no siempre salen las cosas como se quiere, hay que seguir esforzándose.  Estoy convencida de que ese es el camino, un camino de constancia y de compromiso político y social, pero también individual, que acabe contagiando a toda la sociedad. Porque la responsabilidad de acabar con las agresiones es compartida, y todas y todos podemos hacer algo, por pequeño que sea, para crear espacios en los que la semilla de la violencia no pueda germinar.

Leer artículo completo.

 

Leer más

El compromiso HeForShe: KIT DE ACCION

Publicado el 26 mayo 2015 en Iniciativas institucionales, Los hombres ante la igualdad, Violencia contra las mujeres |

HeForShe es la campaña promocional de ONU Mujeres  para involucrar a hombres y niños en la lucha por la igualdad de género. Es un movimiento solidario a favor de la igualdad de género que implica a hombres y niños como defensores y partícipes de la causa. Todo esto con el objetivo de que rompan el silencio y alcen sus voces para instar a las personas a que actúen en favor de la igualdad.

La igualdad de género no es sólo una cuestión que ataña a las mujeres, es un asunto que nos afecta a todos los seres humanos: mujeres y niñas, hombres y niños. Todos nos beneficiamos en nuestro día a día en cualquier ámbito. La igualdad de género libera no sólo a las mujeres, sino también a los hombres de los roles sociales preestablecidos y de los estereotipos de género.

Entre otras herramientas han elaborado un “Kit de Acción” para orientar la ejecución de la campaña HeForShe en su conjunto. Este Kit proporciona información general sobre la campaña, medidas simples que ejecutar y una lista de herramientas y recursos accesibles para la campaña. Se ha confeccionado para los siguientes socios involucrados en su ejecución: ONU Mujeres y organismos de las Naciones Unidas y sus oficinas nacionales, organizaciones de la sociedad civil y defensoras de la igualdad de género, así como estudiantes universitarios.

MENSAJES PRINCIPALES DE LA CAMPAÑA:

⊕ La desigualdad de género es una de las violaciones de derechos humanos más recurrentes en nuestra época. A pesar de la promoción de la igualdad de género desde hace muchos años, las desigualdades entre mujeres y niñas en relación con hombres y niños siguen apareciendo de manera atroz en todo el mundo.

⊕ HeForShe es un movimiento solidario a favor de la igualdad de género que implica a hombres y niños como defensores y partícipes de la causa. Todo esto con el objetivo de que rompan el silencio y alcen sus voces para instar a las personas a que actúen en favor de la igualdad de género.

⊕ La igualdad de género no es sólo una cuestión que ataña a las mujeres, es un asunto que nos afecta a todos los seres humanos: mujeres y niñas, hombres y niños. Todas y todos nos beneficiamos en nuestro día a día de la igualdad de género en el ámbito social, político y económico. Cuando las mujeres están empoderadas, toda la humanidad se beneficia. La igualdad de género libera no sólo a las mujeres, sino también a los hombres, de los roles sociales preestablecidos y de los estereotipos de género.

EL CONCEPTO HeForShe

⊕ Los movimientos feministas y las organizaciones de defensa de los derechos de la mujer han logrado mucho al día de hoy. Sin embargo, este progreso ha sido desigual entre países y al interior de los mismos; la discriminación de género generalizada continúa existiendo en cada país y región.

⊕ Es hora de aprovechar al máximo el reconocimiento de que el empoderamiento de las mujeres es esencial para el crecimiento económico inclusivo, la cohesión y justicia social, el equilibrio medioambiental y el progreso en todos los ámbitos.

⊕ Hombres y niños tienen que formar parte del movimiento global para promover los derechos de la mujer, como defensores y partícipes, para que la igualdad de género sea una realidad consumada. No se trata de las mujeres o los hombres, sino de forjar una visión conjunta del progreso humano para todas y todos, de crear un movimiento solidario entre hombres y mujeres y así lograr la igualdad de género.

Conoce el KIT de ACCION

 

 

Leer más

El consentimiento sexual explicado a través de una sencilla taza de té

Publicado el 28 abril 2015 en General, Violencia contra las mujeres, Violencia machista |

Vídeo que muestra de forma muy clara y precisa el consentimiento sexual usando monigotes y una taza de té. Se ha empezado a hacer viral debido a su sencillez. ¿Es posible que haya gente que siga sin entenderlo?

 

 

 Captura de pantalla 2015-05-27 a las 20.36.18

VIDEO ENLACE

Puede parecer muy sencillo pero a veces hay que recordar algunos de los principales derechos en materia sexual:

1) Derecho a decidir de forma libre sobre mi cuerpo y mi sexualidad

Existen diversas formas de vivir la sexualidad. Tengo derecho a que se respeten las decisiones que tomo sobre mi cuerpo y mi vida sexual. Soy responsable de mis decisiones y actos. Nadie debe presionar, condicionar ni imponer sus valores particulares sobre la forma en que decido vivir mi sexualidad.

2) Derecho a ejercer y disfrutar plenamente mi vida sexual

El disfrute pleno de mi sexualidad es fundamental para mi salud y bienestar físico, mental y social. Tengo derecho a vivir cualquier experiencia o expresión sexual o erótica que yo elija, siempre que sea lícita, como practica de una vida emocional y sexual plena y saludable. Nadie puede presionarme, discriminarme, inducirme al remordimiento o castigarme por ejercer o no actividades relacionadas con el disfrute de mi cuerpo y mi vida sexual.

3) Derecho a la educación sexual

La educación sexual es necesaria para bienestar físico, mental y social, y para el desarrollo humano, de ahí su importancia para las y los jóvenes. Tengo derecho a una educación sexual sin prejuicios que fomente la toma de decisiones libre e informada, la cultura de respeto a la dignidad humana, la igualdad de oportunidades y la equidad..

Decalogo derechos sexuales

 

4) Derecho a decidir con quién compartir mi vida y mi sexualidad

Existen varios tipos de familias uniones y convivencia social. Tengo derecho a decidir libremente con quien compartir mi vida, ni sexualidad, mis emociones y afectos. Ninguna de mis garantías individuales debe ser limitada por esta decisión. Nadie debe obligarme a contraer matrimonio o a compartir con quien yo no quiera mi vida ni mi sexualidad.

 

LEER MÁS

 

Leer más

“Respeta a tu pareja” lema de una campaña contra la violencia machista puesta en marcha por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE)

Publicado el 21 abril 2015 en General, Violencia contra las mujeres, Violencia machista |

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) lanza una campaña contra la violencia machista con la esperanza de promover “una revolución sentimental”.

Esta campaña  llega poco después de los acontecimientos relacionados con Rubén Castro y los cánticos de un sector de la afición del Real Betis. Muchos de los aficionados que el pasado 8 de febrero acudieron al estadio Benito Villamarín donde se jugaba el Betis-Ponferradina ni siquiera se percataron del contenido de los cánticos que corearon decenas de ultras. Pero su difusión en un vídeo a través del canal Youtube sembró la polémica y la indignación entre muchos aficionados, por lo que se interpreta como una apología de la violencia de género: “Rubén Castro alé, Ruben Castro alé, no fue tu culpa, era una puta, lo hiciste bien”, se puede oír cantar desde las gradas del Gol Sur, donde habitualmente se sitúan los radicales del Betis, los Supporters.

El estribillo hace alusión al proceso abierto contra el jugador bético, acusado de cuatro delitos de malos tratos y uno más de amenazas a su ex novia. La Fiscalía pide para el deportista una pena de dos años de prisión, tras considerar que Rubén Castro habría agredido físicamente en cuatro ocasiones y le habría mandado un mensaje de texto amenazante a la que entonces era su pareja, y solicita, además de la pena de cárcel, la privación del permiso para la tenencia o porte de armas por dos años y una orden de alejamiento por un periodo de un año y nueve meses.

Después de estos incidentes “Respeta a tu pareja” es el lema que han elegido en una campaña dónde varios jugadores de fútbol como Miguel Ángel Moyá, del Atlético de Madrid; Pedro León, del Getafe; y Manucho, del Rayo Vallecano, son los protagonistas de otro vídeo de la campaña en el que expresan su compromiso con la tolerancia cero frente a la violencia machista.

El presidente de la AFE, Luis Manuel Rubiales, ha subrayado que la voz de los futbolistas se une de manera clara para condenar la “lacra” de la violencia machista, al tiempo que ha querido transmitir un mensaje de esperanza para construir una sociedad cada vez mejor. Rubiales ha expresado el deseo de los deportistas de ayudar a la educación de los más jóvenes.

En los mensajes transmitidos consideran que hay que actuar en el mundo del fútbol y de los más jóvenes, entre los que existe tolerancia a prácticas abusivas de control, de imposición y de malos tratos. El fútbol “tiene una enorme capacidad de influencia en la sociedad, que volcada en positivo y especialmente a los más jóvenes, puede ayudar a provocar un cambio para que sea verdad la tolerancia cero hacia la violencia de género”, han explicado. Asímismo creen que el  fútbol es una “pasión” y una “escuela de valores”, donde los jóvenes aprenden cómo jugar, a tener disciplina y a respetar.

Uno de los materiales de la campaña especialmente dirigida a los jóvenes es un vídeo protagonizado por el actor Antonio de la Torre, que aparece junto al cadáver de su mujer narrando una escalada en el control y en el maltrato hasta llegar a la violencia extrema del asesinato.

Antonio de la Torre ha reivindicado que hay “una revolución sentimental” por hacer para conseguir un país más igualitario por razón de género, raza, religión y riqueza. “Ningún ser humano es inferior a otro independientemente de su nivel de renta, del color de su piel, de la religión que profese y de su sexo”, ha señalado el actor.

Enlace a los vídeos de la campaña:

Nadie es propiedad de nadie: “Respeta a tu pareja”

Cortometraje de  Antonio De la Torre “Respeta a tu pareja”

 

 

Leer más

“Ellos por ellas” (He for she). Campaña contra la violencia en DF promovida por ONU-Mujeres.

Publicado el 5 marzo 2015 en Violencia contra las mujeres, Violencia machista |

México, D.F

Como parte de la campaña “Ellos por Ellas” impulsada en septiembre de 2014 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el gobierno capitalino arrancó en el Parque Tezozómoc de la Delegación Azcapotzalco la caminata de Hombres Caminando por una Vida Libre de Violencia para promover la igualdad de género con la participación activa del género masculino, a la que acudieron alrededor de 200 vecinos y funcionarios.

Adriana Contreras Vera, directora general de Igualdad y Diversidad Social, expresó que desde el Gobierno de la Ciudad de México, se ha decidido fortalecer la igualdad entre hombres y mujeres, con la convicción de que una sociedad democrática no puede excluir al 50 por ciento de su población y menos violentarla bajo ninguna excusa.

Expresó que cuando se habla de violencia hacia las mujeres, no se puede ocultar que son los hombres quienes la ejercen mayoritariamente, por lo que si se quieren erradicar estas prácticas, es necesario trabajar con quienes han hecho de la violencia un mecanismo inapropiado e injusto para ejercer poder sobre las mujeres.

Al encabezar la Caminata “Hombres caminando por una vida libre de violencia”, que se sumó a la campaña He for she de la ONU, subrayó que para lograr la igualdad entre mujeres y hombres y para erradicar la violencia de género, es necesario que éstos se involucren por igual.

En el Deportivo Plan Sexenal, Contreras Vera invitó a los hombres y niños que se unieron a la caminata a construir juntos nuevas masculinidades, más responsables y respetuosas con las mujeres, a participar sin empacho en las labores del hogar, en la educación y cuidado de los hijos, a generar relaciones democráticas con sus parejas y a asumir que hombres y mujeres somos iguales en derechos.

La titular de la DGIDS comentó que datos de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2011, indican que 62.7% de las mujeres de 15 años y más han sufrido al menos un tipo de violencia a lo largo de su vida y que cerca del 50% la han sufrido por parte de su pareja.

Esa misma encuesta refiere que dos quintas partes de los hombres casados o unidos con mujeres de 15 años o más (10.8 millones) han ejercido algún tipo de violencia contra sus parejas a lo largo de su relación: 40% de manera emocional; 25.3% en forma económica; 11.6% de carácter físico y 5.3% con agresión sexual, informó.

En la caminata, estuvieron presentes el presidente del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del D.F., Mucio Israel Hernández Guerrero; el presidente del Consejo de Evaluación del Desarrollo Social, José Arturo Cerón Vargas; representantes de la Delegación Miguel Hidalgo, del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia del DF, de la Asamblea Legislativa del D.F. y Areli Rojas Rivera, Directora de la organización “Y Quién Habla por Mi”.

Noticia sobre el tema:

Noticia sobre el tema:

 

Leer más

Hombres hablemos de violencia machista

Publicado el 28 noviembre 2014 en Violencia contra las mujeres, Violencia machista |

Pablo Padilla. 25/1172014.

Que la violencia de género, cuyo máximo exponente son las 44 asesinadas a manos de sus (ex) parejas en lo que va de año, según los registros oficiales, sólo suponga un problema grave para el 0.5% de la población pone de manifiesto que este país está enfermo de machismo. Hoy, 25 de noviembre, se celebra el Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, en conmemoración del asesinato, en 1960, de las tres hermanas Mirabal a manos de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo.

Cuando hablamos de violencia contra las mujeres irremediablemente nos vienen a la cabeza los asesinatos que conforman el feminicidio que se da, con mayor o menor intensidad, a lo largo y ancho del globo. Sin embargo, nos enfrentamos a un fenómeno más complejo, sutil y capilar. En la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, se define “violencia contra la mujer” como “todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la prohibición arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la vida privada.”

El riesgo de situar la violencia contra las mujeres únicamente en los asesinatos y las palizas reside en generar una idea en el imaginario colectivo de que esta violencia es puntual, anecdótica y llevada a cabo por varones desequilibrados que abusan de ciertas sustancias, o reducirlo a un grupo de edad, clase social o nivel cultural concreto. Esta creencia, además de simplista, no aborda el problema de fondo. Sin embargo, si concebimos la violencia contra las mujeres como una serie de comportamientos y actitudes que van desde el asesinato a la objetualización, pasando por el acoso callejero, la invisibilización en el espacio público, las desigualdades laborales o la atribución de supuestas capacidades innatas o naturales a cada sexo, la cosa cambia.

Hace poco me di cuenta, (porque me lo dijeron) de que como varón, blanco y heterosexual me han inculcado la extraña idea de que tengo que expresar mi opinión sobre cualquier tema, y en ocasiones me veo hablando u opinando de asuntos sobre los que mi ignorancia es supina. Pese a ello, la violencia contra las mujeres no parece ser un tema que nos suscite, a los hombres, esta imperiosa necesidad de opinar, recordar permanentemente nuestra postura o incluso dictar sentencia, salvo para marcar distancias con “esos hombres” que sí son agresores frente a nosotros, “esos hombres” que no lo somos.

La gravedad de la violencia contra las mujeres exige que además de no reproducir los comportamientos y actitudes citados anteriormente, los hombres, los que nos decimos feministas y los que no, adoptemos una posición activa. No mirar a otro lado cuando somos testigos de un acto de violencia contra una mujer, ya venga a manos de un amigo, un familiar o un desconocido. No naturalizar comportamientos que redundan en la idea de que las mujeres existen para satisfacer nuestros deseos y agradar nuestros sentidosNo reír las gracias de quienes utilizan esta lacra para, incomprensiblemente, ganarse nuestra simpatía. Y especialmente, cuestionar nuestra masculinidad y los privilegios que a ella vienen adscritos.

 

leer completa 

Leer más