Publicado por el 10 octubre 2018 en General, Los hombres ante la igualdad |

Miriam Lewin

Tienen entre 14 y 17 años y reflexionan sobre las nuevas maneras de ser varón. Lo hicieron para acompañar el proceso de sus compañeras feministas y abandonar las conductas machistas que les enseñaron desde chicos.

Se los ve pasar, entusiasmados, codo a codo con las pibas. Algunos llevan las uñas pintadas, el pelo teñido de colores, piercings, tatuajes. Son los nuevos varones, los que no dieron por sentado que no es de hombres llorar, los que son capaces de regalarles a sus hermanitos muñecas y de vestirse con pollera por gusto o para protestar, los que lavan los platos, los que hablan con lenguaje inclusivo. Son los que aceptan un no por respuesta y no insisten. Los que no se sienten amenazados por el poder de las mujeres. No les parece mal que se pueda amar a cualquiera, sin que importen sus genitales, y edifican día a díauna masculinidad diferente.

 

Son alumnos del María Claudia Falcone -un colegio público de Buenos Aires- y sintieron la necesidad de cambiar. Probablemente la ola feminista, el “empoderamiento de las pibas”, les haya hecho tomar conciencia de que ellos también tenían que modificar su forma de ser varones para acompañar ese cambio. Se reúnen cada dos jueves o viernes al mediodía, cuando se encuentran el turno tarde y el turno mañana, en un aula común, en el salón del centro de estudiantes o en el patio. El primer encuentro del Taller de Nuevas Masculinidades, como lo llamaron, tuvo quince participantes. El segundo, más de veinticinco.

Francisco ‘Pancho’ Martínez empezó a cuestionarse sus propias actitudes del día a día con las que no se sentía cómodo, aprendidas desde muy chico en su casa o en la calle. No le gustaban y le parecía que chocaban con sus ideales. La salida lógica fue consultar con sus compañeras, que estaban comprometidas con la movida del Niunamenos y el aborto legal. “Estamos en unasociedad patriarcal y machista y hay siempre situaciones y comentarios que yo sentía que no iban más. No a todos los varones les pasaba lo mismo. Pero a mí y a otros, por dar un ejemplo, las situaciones de acercamiento forzado en el boliche nos ponían incómodos”, recuerda.

Sebastián González estaba en séptimo grado cuando se dio cuenta de que las chicas estaban cambiando y que no se callaban. De a poco, hablando con ellas, se fue informando y fue aclarando dudas. Los comentarios machistas que siempre se daban en reuniones de amigos, las formas de tratar a las mujeres: sentía que “no iban más”.

Lucas ‘Chon’ Colagiovanni, también, como los otros, empezó a notar que sus compañeras estaban comprometiéndose con el feminismo y que él como varón, tenía que dejar atrás actitudes equivocadas y acompañar el proceso.

Lucas Naón dice que hasta el año pasado (tiene 15 años) era “muy machista” porque había crecido en una familia que lo era. Llegó de Bariloche y se hizo amigo de Pancho y de Sebastián. Los escuchaba hablar de feminismo, veía a sus amigas nuevas y decidió informarse y no quedarse atrás. “Googleaba textos feministas y leía lo que aparecía. Leía y aprendía”, explica.

El de la idea de armar un taller fue Francisco. Se conectó con compañeros del colegio Nicolás Avellaneda -también público- que ya había empezado con una experiencia similar, pero con otro nombre. “Se llamaba algo así como Varones antipatriarcales. Estaba buenísimo. Era lo que necesitábamos. Lo hablé con una compañera, discutimos mucho. Decidimos que fuera solo para varones. No copiamos el material que ellos usaban, lo reformulamos. Le dimos el punto de vista de las pibas, que son las que sufren el machismo todos los días. Nosotros nacimos, nos dijeron que éramos varones y nos condenaron a reproducir el sistema”, sostiene.

Nadie se tenía que quedar afuera, se iba a abarcar a todos, no se condenaría a nadie por su pensamiento. Se llamaría a los que creían que “con las chicas, ahora, no se puede hablar más, porque enseguida te marcan si dijiste algo mal” y también a los que tenían miedo. La propuesta era empezar a cambiar. Lucas y a Sebastián “son dos muy buenos aliados”, señaló. No se equivocaba. En la primera charla, cuando escucharon el proyecto “explotaron de felicidad”.

La primera convocatoria fue un éxito. Hablaron durante dos horas y media. Algunos chicos revelaron que habían cometido abuso sexual o escrachos (habían difundido imágenes de esos abusos por las redes). Se habían acercado buscando modificar sus actitudes. “Les preguntamos cómo eran sus vidas antes, qué se les había pasado por la cabeza para hacer eso, por qué lo habían hecho, si le habían pedido perdón a la víctima. Vemos juntos qué es lo que cambió. Primero, nos deconstruimos, buscamos sacar toda la construcción machista que tenemos y, a partir de ahí, empezar a reconstruirnos de manera menos tóxica, más sana”, dice Francisco.

Sebastián explica que al principio se sienten sorprendidos, pero entienden a esos pibes porque a los varones “nos implantan un montón de cosas”. Los acompañan, tratan de que se den cuenta de que lo que hicieron no está bien.

No es no

¿Pero cómo son las nuevas formas de relacionarse de chicos y chicas? ¿Cómo es el levante actual? Se ríen. Contestan que ese término no se usa más, que es horrendo. “No existe una manera especial de relacionarse. Lo hacemos con el mismo respeto que se merece cualquier persona, independientemente de su género. Una palmada o un beso son un abuso”.

Leer completa

Be Sociable, Share!