Publicado por el 18 Marzo 2017 en Grupos de hombres, Los hombres ante la igualdad |

Lentoperoviene.org

A medida que el movimiento de hombres por la igualdad va extendiendose, va acentuándose el debate, en el seno del movimiento feminista y del propio movimiento de hombres, sobre cuál es el papel que hemos de adoptar los hombres que nos incorporamos, a estas alturas de la historia, a una lucha identificada, diagnosticada, propuesta y articulada por las mujeres desde hace siglos: la lucha por la igualdad, la lucha por la superación del patriarcado por una sociedad igualitaria.

Para la participación en cualquier movimiento político es necesario comprender la idiosincrasia y la historia propia de éste. Sólo de esta forma se podrán comprender las claves para contribuir a una mejor organización y potenciación de los objetivos propuestos. El campo político de la lucha contra el patriarcado, el feminismo, es un campo singular, diferente del resto de campos políticos. Es un campo que cuenta con un acervo ideológico muy extenso, unas prácticas políticas muy diversas y unas metodologías propias, y es singular por una particularidad que lo diferencia del resto: ha sido concebido, desarrollado y aplicado exclusivamente por mujeres a lo largo de a historia.

Comprender las claves que existen en relación a la participación de los hombres en la lucha contra el patriarcado, en los movimientos feministas, nos ayudará a quienes nos acercamos desde esta identidad, a contribuir a la consecución de su objetivo.

Si eres hombre y tienes la voluntad de erradicar las violencias machistas, de que deje de existir la brecha salarial, de que las mujeres puedan ir por la calle de noche sin amenazas de ningún tipo, de que no exista discriminación ninguna por razón de sexo u orientación sexual, o si quieres vivir de forma plena la paternidad, expresar tus sentimientos en público sin pudor, vivir sin exigencias culturales de cómo te tienes que comportar por el hecho de haber nacido hombre, tu espacio de participación es el movimiento feminista, es decir la deconstrucción del patriarcado neoliberal y la lucha por una sociedad nueva, igualitaria, justa y solidaria.

Pero, ¿cuál es nuestro papel? ¿Qué lugar hemos de ocupar los hombres en esta lucha?

Se ha escrito y dicho bastante sobre esta cuestión. Incluso existen citas que resumen posicionamientos ampliamente compartidos, como por ejemplo la de Kelley Temple, en la que afirma que

“Los hombres que deseen ser feministas no necesitan un lugar definido dentro del feminismo. Ellos deben tomar el espacio que tienen dentro de la sociedad y hacerlo feminista”.

Ante la pregunta ¿Tenemos los hombres un papel propio que desempeñar en la lucha por la igualdad? Mi respuesta es sí. Pero, ¿cuál? No todas las formas de acercarse al feminismo o al objetivo de la Igualdad son válidas, y efectivamente, algunas incluso son contraproducentes.

Contrastando estas cuestiones con compañeras y amigas que están activas en los feminismos me he encontrado con tres grandes posicionamientos frente a este “nuevo” (en términos históricos) movimiento.

– Quienes coinciden en el hecho de que “por fin” los hombres hayamos entrado en un campo de lucha que determina y configura el conjunto de la sociedad, en términos de opresión y feminicidio.

– Quienes no coinciden con el hecho de que el hombre “entre a participar, con un papel propio, en uno de los campos exclusivos y forjados por la mujer”.

– Quienes, incluso, identifican en él una estrategia de legitimación y perpetuación del propio Patriarcado.

Por otra parte, la posición de la gran mayoría de hombres de nuestra sociedad ante la exigencia de igualdad por parte del movimiento feminista se puede englobar en cuatro grandes posicionamientos,

– Quienes se oponen a esa exigencia perpetuando y profundizando la desigualdad existente,

– Quienes asumen la idea de la Igualdad como un elemento deseable, aunque ajeno a ellos,

– Quienes asumen la idea de la Igualdad y creen contribuir a su desarrollo sin haber comprendido del todo que supone, y

– Quienes asumen su responsabilidad, en tanto que hombres, poniendo el foco en ellos mismos (en la deconstrucción y reconstrucción de su masculinidad) y en la acción política colectiva necesaria a realizar para alcanzar la igualdad

Leer completa

Be Sociable, Share!